El «low cost» de larga distancia, nueva apuesta de las aerolíneas.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

El Grupo IAG ha entrado de lleno en el mercado de los vuelos de bajo coste de largo recorrido. Y lo ha hecho en España. El «holding» desveló la semana pasada que su marca para operar este tipo de trayectos se llamará Level y despegará por primera vez el 1 de junio con un Barcelona-Los Ángeles. La firma, que finalmente estará operada por Iberia, pondrá a prueba la rentabilidad del segmento.

Hace un par de años las grandes aerolíneas rechazaban entrar en este mercado, ya que los vuelos intercontinentales cuentan con unas características específicas de flotas y configuraciones que ponen en duda su rentabilidad cuando se ofrecen bajo la fórmula del bajo coste. En la actualidad, sin embargo, esta incertidumbre se ha disipado.

La adaptación al largo alcance del modelo «low cost», que en España transporta casi a la mitad de los turistas internacionales (ver gráfico), implantada por aerolíneas como Norwegian o Wow ha despertado el interés de las compañías tradicionales. IAG y Lufthansa -a través de su filial Eurowings, que abrirá una base en Palma de Mallorca el próximo mes- han sido los primeros en ofrecer este servicio, pero tras ellos se podrían sumar otros como Air France.

Por el momento, la creación de Level ya ha provocado determinados movimientos en el sector. Norwegian tardó apenas unas horas en responder al anuncio con la puesta a la venta de su programa de largo radio para la temporada de invierno. La aerolínea noruega, primera europea en ofrecer este tipo de servicios, anunció el pasado mes de septiembre que ofrecería vuelos de bajo coste y largo recorrido desde El Prat a partir del 5 de junio.

Ahora que Level ha anunciado el lanzamiento de este tipo de trayectos cuatro días antes en el mismo aeropuerto, la empresa asegura que redoblará su apuesta por España.

Desde la aerolínea nórdica aseguran a ABC que el mercado español representa el 25% de su negocio y que la intención es seguir creciendo. La empresa, que espera finalizar el año con una flota de 21 aviones para sus vuelos de largo alcance, asegura además que el salto de sus vuelos de bajo coste de larga distancia a Madrid será «el paso lógico» tras consolidar su actividad en aeropuerto de El Prat de Barcelona.

Posibles acuerdos

Para que estas previsiones se cumplan y la nueva estrategia sea rentable, tanto IAG como Norwegian necesitan alimentar sus trayectos de largo recorrido. Y aquí es donde entran en juego empresas como Vueling o Ryanair. El presidente de la aerolínea española, Javier Sánchez-Prieto, explicó en la presentación de Level que en breve se venderán conexiones en código compartido entre ambas.

Una estrategia similar pretende adoptar la empresa irlandesa, que ha rechazado por el momento ofrecer vuelos intercontinentales. Ryanair pretende utilizar su presencia en Europa para firmar acuerdos de colaboración con las compañías que cubran «low cost» de larga distancia. «Dado que tenemos la mayor red de rutas en Europa, es un movimiento lógico y una propuesta muy atractiva para estas compañía», aseguran desde la empresa.

Las negociaciones con Norwegian para realizar estas conexiones en Barcelona, Cork y Gatwick (Londres) están «avanzadas» y se podrían cerrar en breve. Lo mismo ocurre con Aer Lingus en Dublín. Sin embargo, estas no son, ni mucho menos, las únicas aerolíneas con las que negocia la aerolínea dirigida por Michael O´Leary.

Por: Guillermo Ginés – ABC