Renovación de sus cabinas entre planes de American Airlines.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

La implementación, en menos de un año de las clases “básica económica” y “económica premium”, esta última con más espacio entre asientos, mejor propuesta alimenticia y ofertas, estuvieron entre las mayores novedades reveladas por American Airlines (AA) en su primer Día de Medios e Inversionistas realizado desde que se fusionó con US Airways en 2013.

La clase “básica económica”, que es la económica que conocemos ahora, tendrá beneficios que el pasajero no encontrará en otras aerolíneas, afirmó el presidente de AA, Robert Isom. Se refirió básicamente a opciones de comida y bebida, y entretenimiento a bordo; mientras que en la clase “premium económica”, el espacio será más amplio, y mejor la comida. Ambos cambios se enmarcan en su proyección comercial en la región que Isom estima en $2.900 millones, mil de los cuales surgirían de la implementación de la “básica económica” y la “económica premium”. Estrategia que se completará con los nuevos “lounges premium” (salas vip) de los cuales ya han abierto en Chicago y Nueva York y pronto en Miami.

En lo que a espacio se refiere, este no será inferior a 30 pulgadas, ayudado por la tecnología que a futuro cercano permitirá adelgazar los asientos y ganar confort. Y en corto plazo (aunque se les recordó que rivales como Delta ya los tienen) mensajes de texto gratis durante el vuelo, paso previo a la facilidad de dar conexión wifi satelital. En Latinoamérica, esos cambios empezarán a sentirse el próximo año, se dijo.

Otra buena noticia para la región, es la consolidación de los Joint Business Agreement (JBA) que ese gigante aéreo lleva a cabo con aerolíneas como Latam y que son alianzas para fusionar las operaciones en rutas entre Latinoamérica y Estados Unidos y Canadá.

Tal alianza entre AA y Latam ha sido ya aprobada por las autoridades aeronáuticas de Perú, Uruguay, Colombia y recientemente Brasil. Con optimismo creen que a inicios del próximo año estará la aprobación de Chile. Consiste, explicó el vicepresidente ejecutivo de American Airlines, Steve Johnson, en compartir rutas e ingresos, pero no la propiedad. Las ganancias se comparten de acuerdo con el millaje que, para el pasajero, haya proporcionado cada aerolínea.

Isom, por su parte, cree que acuerdos como el planteado son un activo importante de la compañía por el potencial crecimiento de las rutas. “Las alianzas son relaciones con las que compartimos ingresos y nos proporcionan una oportunidad para seguir ampliando nuestra conectividad”.

Según Doug Parker, el Chief Executive Officer (CEO) de American, las ganancias tras fusionarse con US Airways ascienden a $ 19.200 millones, en el periodo que comprende desde el 2014 hasta lo que va del 2017. El acuerdo que ahora perfeccionan con Latam ya lo han tenido antes en Europa con Iberia y British Airways. Mientras, en Asia y Oceanía, las alianzas son con Cathay Pacific, Japan Airlines, Qantas y China Southern.

Fuente: El Universo