Tips y Curiosidades

Platos gourmet, duchas en el aire y cabinas-spa privadas: así es viajar en una aerolínea de lujo.

Lejos quedaron las aerolíneas que ofrecen a sus pasajeros un simple viaje, con una comida a bordo, bebidas, una manta por si hace frío y una almohada para dormir lo más cómodo que se pueda. Y la opción de viajar en primera clase para un servicio superior.

Así, poco importa si las horas de vuelo son 6 o 12. Los vuelos de alta duración ya no son un fastidio, gracias a las comodidades de la primera clase de las llamadas aerolíneas “VIP”, que van desde una destacada carta de vinos, un menú gourmet e incluso las camas que hacen que el tiempo en el aire para el pasajero sea placentero.

Si bien son diferentes empresas, el objetivo que persiguen es el mismo: que el tiempo del pasajero valga la pena. Desde aviones de lujo inspirados en diseños de la excéntrica firma como Mercedes Benz hasta un menú pensado en las tradiciones de Italia o la comida oriunda de Turquía, todo eso puede encontrarse en algunas de estas aerolíneas.

La web Infobae recopiló información de las principales líneas aéreas que se proponen “vender” a sus pasajeros algo distinto, una experiencia que dejará sin ganas a la persona de aterrizar y seguir disfrutando de las diferentes comodidades.

Gastronomía

Cuatro aerolíneas y un factor en común: la nacionalidad que predomina en los platos a bordo: Emirates, de los Emiratos Árabes Unidos, Alitalia -Italia-, pasando por Air NewZealand, de Nueva Zelanda y Turkish de Turquía, eligen en sus menúes platos que provengan de sus naciones de origen, aunque también hay opciones internacionales que intentan elevar el lujo para el disfrute del paladar de sus pasajeros.

No es sólo la gastronomía la que abunda en las aerolíneas mencionadas, sino que su presentación también las distingue: es el caso de la vajilla de porcelana, como es el caso de Turkish o la variedad de siete platos diferentes que ofrece Emirates. En cuanto a la empresa italiana, se distingue por perseguir costumbres propias del país y ofrecer a sus pasajeros el típico café Lavazzo, que representa a su nación. Por su parte, la aerolínea neozelandesa cuenta con su propio chef -Peter Gordon- para que diseñe la carta del menú y refleje las diferentes opciones que hay en Nueva Zelanda.

Las bebidas también forman parte de este combo excéntrico. Todas las líneas aéreas presentan diferentes cartas de vino y licores de todo el mundo, pero la que se diferencia en el mercado de las demás en este caso es Emirates, que ofrece a sus pasajeros la posibilidad de ir a un exclusivo bar a bordo a deleitarse de un trago y también socializar con los demás pasajeros de las demás clases.

Comodidad

En este contexto, bien podría decirse que la comodidad es la prioridad número uno de estas compañías.

Todas poseen un mismo denominador en común: las camas full flat, es decir, el pasajero no sentirá la diferencia de una cama de hotel con las que le ofrecen a bordo. Sin embargo, algunas deciden subir la apuesta y apostar a la privacidad de cada persona. Las líneas Turkish y Emirates poseen cabinas privadas con 3,7 metros cuadrados disponibles para descansar hasta llegar al destino.

Otra de las características que las líneas aéreas VIP no dejan librado al azar es el baño, que lejos está en ser “uno más”. Por mencionar algunos, Emirates ofrece la posibilidad de ducharse a más de mil metros de altura e incluso disfrutar de las bondades de un servicio de spa mientras transcurre el viaje. Otra de las líneas aéreas que se distingue en este punto es Turkish, que persigue el concepto de que sus pasajeros se sientan “en un jardín del cielo” y decidió incorporar plantas al baño del avión.

Entretenimiento

En todas las líneas aéreas se encuentran disponibles las listas de estrenos de cine recientes, junto con diferentes playlists de reproducción para transitar el tiempo en el aire de manera entretenida. Además, ofrecen la posibilidad de escuchar música compartida si así lo desean mediante auriculares que brindan de regalo a sus pasajeros.

Otra de las opciones que tienen los pasajeros son la lectura cómoda y personal, ya que cada cabina de primera clase presenta una lámpara para que la persona pueda leer libros sin molestar al pasajero de al lado. También se encuentra disponible dentro de la lista de canciones y películas una lista de ebook.

Kits de regalos

Al ingresar en cada uno de sus asientos, los pasajeros se encontrarán con diferentes kits de viaje, que provee cada línea aérea. En el caso de Emirates, además de ofrecer un bolso de regalos con productos de la firma Bulgari, también brinda a sus pasajeros el primer pijama hidrante del mundo, con una tecnología diseñada para mantener la piel hidratada durante el vuelo, y también un pijama que va acompañado de zapatillas haciendo juego y máscara para los ojos en una elegante bolsa de fieltro. Junto a la ropa de cama, la aerolínea ofrece una lujosa manta de piel sintética de oveja para conseguir un agradable sueño nocturno.

En el caso de la aerolínea Alitalia también ofrece productos de la marca Bulgari. Algo en común que tienen todas es que presentan el tradicional kit de aseo con los materiales para higienizarse -cepillos de dientes, pastas dentales, cremas humectantes- de primerísimas líneas de cosmética.

Azafatas

En las lineas aéreas VIP la presencia de las azafatas y los asistentes de vuelo es mucho más que un simple servicio y atención de viaje. Son ellos quienes reflejan la visión e identidad de cada una de las compañías. Las auxiliares de vuelo de Emirates poseen uniformes específicos para cada una de ellas, consistentes en una pollera y una camisa, con un velo rojo característico de la marca y deben mantener un peinado uniforme con un rodete. La aerolínea neozelandesa, por su parte, también tiene un uniforme específico que responde a los colores de la marca, al igual que Turkish y Alitalia.

Suele decirse que el viaje comienza desde el armado de las valijas. Y que no debe esperarse a llegar a destino para dar por iniciado el disfrute. Claro está que a bordo de una aerolínea de estas características poco importarán las horas de vuelo y será mucho más sencillo entrar en “modo vacaciones”.

Por Maria Agustina D´Ambra – InfoBae