Aerolíneas

LATAM respalda decreto de cielos abiertos para aeropuertos de Ecuador.

Maximiliano Naranjo, Gerente General de Latam Ecuador Airlines, califica de positivo y alentador el Decreto 526 que declara cielos abiertos a los aeropuertos de Quito, Latacunga, Manta y Guayaquil. Proyecta un crecimiento importante en la oferta de vuelos a diferentes destinos en el mundo y asegura que su empresa ya había pedido antes este beneficio al Gobierno.

– ¿Cómo toma Latam la declaratoria de cielos abiertos?

Es positivo. Esto va a ser un gran motor para la generación de empleo, porque cuando usted pone más frecuencias de vuelos, más líneas aéreas en el mercado, necesita más trabajadores; por cada aeronave que opera en el país se necesitan cien personas.

– ¿Cree que el país se demoró en declarar cielos abiertos?

Es una cuestión que ha venido dilatándose por años, Latam Ecuador desde hace seis años hemos venido gestionando con las autoridades aeronáuticas la conveniencia de introducir normas que liberalicen el transporte aéreo internacional de pasajeros…

– ¿Por qué no tomaron su sugerencia antes?

El hecho de cambiar una política siempre trae consigo algunas preocupaciones del gobierno de turno, porque algunos países no necesariamente están inclinados a firmar acuerdos con, por ejemplo, Estados Unidos. Hay también un componente político, ideológico que conspiraron en un momento dado al llegar a esta firma de acuerdos.

– ¿Con qué países convendría firmar acuerdos?

Lo que ha hecho el Gobierno es señalar una política pública (…), pero la concreción tiene que hacerse con aquellos países con que Ecuador tenga un interés, Estados Unidos ahora, y yo creo que el siguiente paso será la Unión Europea, serían los dos casos que el Estado ecuatoriano debería iniciar, sin perjuicio de que podamos actualizar los ya existentes.

– ¿Cuántos acuerdos existen?

Ecuador tiene alrededor de 70 acuerdos bilaterales firmados, pero bajo los esquemas anteriores donde están limitadas las frecuencias.

– ¿Qué resultados tienen los cielos abiertos en la región?

Perú y Colombia, que ya firmaron hace cuatro o cinco años, tienen resultados positivos, no tan solo para el transporte aéreo, sino para el sector turístico, el comercial, para el ingreso de divisas, los aeropuertos Jorge Chávez, de Lima, y El Dorado, de Bogotá, ya no dan abasto… En el caso de Perú hubo el aumento de casi el 40 % de tráfico.

– ¿Qué beneficios traerá a las aerolíneas como negocio?

Permite la inversión extranjera absoluta (…), en los convenios tradicionales para que una línea aérea sea autorizada a volar a otro país tenía que demostrar que la propiedad sustancial pertenece a los nacionales de este país y que el control, manejo y dirección de esta empresa son realizados por parte de nacionales; con un acuerdo de cielos abiertos el único requisito que exigen los países que firman esos acuerdos es que exista la constancia de la sede de establecimiento, con el hecho de que esté establecida en un país independientemente del capital, puede ser un capital extranjero totalmente, y la administración de la empresa puede ser igualmente por nacionales o extranjeros solo con la condición de que sea autorizada por el Gobierno.

– ¿Existen otras ventajas?

En la celebración de acuerdos de cielos abiertos se establece la libre repatriación de capitales, o sea, las ganancias que tengan las líneas aéreas en el país son transferidas a sus países de origen y de acuerdo con los convenios deben ser libres. Nosotros tenemos aquí una ley que establece el 5% al impuesto a la salida de divisas, entonces ese es un tema que el Gobierno lo está analizando, eso también es importante para facilitar la inversión extranjera, el Gobierno está caminando en eso.

– ¿Y Latam cómo se prepara para cielos abiertos?

La compañía normalmente siempre está analizando posibilidades de acceso a nuevos mercados, y con este acuerdo, si llegamos a firmar, el siguiente paso es firmar el acuerdo con American Airlines para colocar nuestros códigos a todo el mercado norteamericano, es un paso comercial.

Por El Universo