La Industria

Embraer niega tener definido un plan para fusionar sus negocios con Boeing.

El fabricante brasileño de aviones Embraer negó hoy tener definido un plan estructural para una “potencial fusión de negocios” con Boeing y afirmó que, por el momento, las conversaciones con el gigante estadounidense están enfocadas a “orientar los entendimientos” sobre ese asunto.

Embraer respondió así a una noticia publicada en la víspera por el diario “Correio Braziliense” en la que se dieron detalles de una supuesta propuesta que Boeing presentó al Gobierno brasileño para consolidar su fusión con Embraer.

Considerada como una empresa estratégica para la seguridad nacional, el Ejecutivo brasileño posee una “acción dorada” que se reservó cuando privatizó la compañía hace dos décadas y que le permite vetar decisiones y operaciones de Embraer.

El periódico divulgó que Boeing “está dispuesta a invertir 6.000 millones de dólares para adquirir la propiedad de Embraer -y no el control en el caso del área de defensa- sin eliminar las operaciones de la compañía en Brasil, ni alterar la marca”.

También indicó que si el Gobierno da una respuesta positiva a esa oferta, la operación podría concretarse “en 10 meses o como máximo en un año”.

No obstante, Embraer esclareció en un comunicado remitido este viernes al mercado financiero que “no posee en este momento elementos para manifestarse sobre ese tema, una vez que no hay definición sobre la estructura de una potencial combinación de negocios ni sobre los valores que la misma podría envolver”.

La compañía brasileña se limitó a manifestar que en el transcurso de las conversaciones iniciadas, en las que el Gobierno participa, no ha habido aún ninguna “oferta o propuesta para la concreción del negocio” y que solo se ha hablado con objeto de “orientar los entendimientos”.

Boeing, el segundo mayor fabricante de aviones del mundo, y Embraer, el tercero, confirmaron a finales de diciembre pasado en un comunicado conjunto que mantienen conversaciones para una posible fusión de sus negocios.

El presidente brasileño, Michel Temer, afirmó entonces que su Gobierno apoya cualquier asociación que puedan acordar las dos compañías, pero aseguró que vetará la posible venta del control de la brasileña a la estadounidense.

Fuente: EFE