Aerolíneas

Un piloto de Alaska Airlines se declara culpable de volar bajo los efectos del alcohol.

El piloto de Alaska Airlines David Hans Arntson ha aceptado declararse culpable de volar bajo los efectos del alcohol, delito por el que podría pasar un año en prisión, según ha informado este martes la Fiscalía, publicó EuropaPress.

La fiscal del distrito central de Los Ángeles Nicola Hannah ha indicado que Arntson, de 62 años, fue sometido de forma imprevista a la prueba del alcoholímetro el en junio de 2014, cuando presentaba un nivel de 0,134 y 0,142 por ciento de alcohol en sangre.

El límite para los pilotos es de 0,04 por ciento. “Este piloto ha trabajado para la aerolínea durante más de 20 años y ahora sabemos que era un alcohólico que pilotó vuelos comerciales bajo los efectos del alcohol”, ha aseverado Hanna en un comunicado.

“Afortunadamente, Arntson no se vio nunca involucrado en un accidente, pero su conducta podría haber tenido consecuencias trágicas. Muy pocas personas tienen la vida de tanta gente en sus manos al mismo tiempo”, ha afirmado.

Dyke Huish, abogado de Arntson, ha señalado a la agencia den noticias Reuters que su cliente tenía un historial impoluto durante las dos décadas que trabajó como piloto de la aerolínea y que jamás había dado positivo en las pruebas hasta que se produjo el suceso que llevó a su arresto.

“Ha asumido toda la responsabilidad de sus errores como cualquier buen piloto haría”, ha añadido Huish. El día que Arntson dio positivo había viajado desde el Aeropuerto Internacional de San Diego a Portland, en el estado de Oregón. También había realizado la ruta entre los aeropuertos de Portland y John Wayne, en el condado de Orange, en California.

La compañía ha despedido a Arntson y la Administración Federal de Aviación ha revocado su licencia para volar.

Foto: Jonathan Navarro