La Industria

La última innovación en el aire: los aviones tendrán bidé.

Cada primavera, la feria de interiores de aeronaves que se celebra en Hamburgo nos descubre muchas pistas de lo que vamos a ver dentro de un avión en un futuro próximo. Este año hemos visto desde asientos verticales que harán que los vuelos sean aún más incómodos hasta sofás cama para que madres e hijos puedan descansar y jugar durante el viaje. También nos ha llamado la atención el protagonismo del bidé, ese invento francés del siglo XVII ahora actualizado para el pasajero aéreo del XXI.

Es una apuesta arriesgada porque, mientras que una parte del mundo ha crecido con un bidé en su casa, la otra mitad lo ve como un objeto desconocido y misterioso. Muchos recordarán la película de Cocodrilo Dundee en la que Paul Hogan inspecciona un bidé con absoluto estupor. Aunque quizá sea esta la forma de darlos a conocer: instalándolos en los aviones comerciales.

Es lo que pretende la compañía francesa de diseño de aeronaves Zodiac Aerospace, uno de los líderes en el sector, que ha presentado su bidé ‘Revolution Premium’ para la clase turista de los aviones. Consiste en un retrete avanzado y de fácil mantenimiento con varias funciones de bidé y luz ultravioleta desinfectante entre uso y uso.

Los interioristas tienen previsto ofrecer diferentes modelos con diferentes alternativas de agua para que las aerolíneas elijan según las exigencias de sus clientes. Algunos tendrán chorro delante y trasero de agua, otros tendrán una corriente continua de agua. Los pasajeros podrán controlarlos a través de un panel en el cuarto de baño.

Dado que la instalación de duchas es un lujo que se deja para la primera clase, el bidé podría ser una alternativa en los vuelos de larga distancia. Los grandes aviones de las mejores aerolíneas, como los 747 de Cathay Pacific, los A380 de Thai A380 y los A380 de Emirates todos tienen su bidé, aunque, otra vez, solo para los privilegiados clientes de la clase premium.

Por: El Mundo