Incidentes y Accidentes

El fin de la búsqueda del vuelo MH370 mantiene el misterio sobre su desaparición.

El plazo fijado por el Gobierno de Malasia para la segunda búsqueda del MH370, el avión de Malaysia Airlines desaparecido en 2014 con 239 personas a bordo, concluye este martes sin rastro del aparato, después de que se hayan revisado más de 80.000 kilómetros cuadrados. El anterior Ejecutivo malasio, que abandonó del poder tras las elecciones de principios de mes, firmó en enero un contrato con la empresa estadounidense Ocean Infinity para el rastreo de la zona del océano Índico donde los expertos creen que se estrelló el avión.

Según lo acordado, Malasia pagaría hasta un máximo de 70 millones de dólares (unos 60 millones de euros) si Ocean Infinity lograra encontrara el fuselaje del avión y las dos cajas negras. Agotado el plazo fijado en el acuerdo, el nuevo ministro malasio de Transporte, Anthony Loke, anunció la semana pasada la conclusión de la búsqueda privada de la aeronave de bandera malasia. El Gobierno ha afirmado, no obstante, que revisarán las pesquisas y ha dejado abierta la posibilidad de una tercera búsqueda. Además, ha prometido que publicará un informe acerca de la desaparición de al aeronave. Loke aseguró que se publicará en un futuro cercano, aunque no dio una fecha exacta. “Puedo asegurarles que el informe se publicará con toda la información y que no se omitirá ni ocultará nada”, dijo el ministro. Preguntado acerca de si el informe incluiría los elementos polémicos relativos a la desaparición del avión, contestó. “Por mí, sean cuales sean esos elementos, los publicaremos”, añadió.

El barco Seabed Constructor, contratado por Ocean Infinity y apoyado por ocho vehículos submarinos no tripulados, se encuentra este martes aún rastreando la zona acotada, que según los cálculos de los investigadores es la zona más probable del siniestro.

El MH370 desapareció de los radares el 8 de marzo de 2014 unos 40 minutos después de su despegue en Kuala Lumpur rumbo a Pekín, después de que alguien apagara los sistemas de comunicación e hiciera virar el aparato, según la investigación oficial. Por el momento, se han recuperado 27 piezas en playas de Reunión, Mozambique, Mauricio, Sudáfrica y la isla Pemba (Zanzíbar), fragmentos que fueron arrastrados por las corrientes del Índico, lo que concuerda con la hipótesis oficial del siniestro. Los expertos confirmaron que tres fragmentos de ala encontrados en Reunión, Mauricio y Pemba pertenecen al MH370, otras siete piezas —incluidas partes del interior de la cabina— lo son “casi con seguridad” y ocho más lo son “con alta probabilidad”.

La primera fase de búsqueda fue asumida por las autoridades de Malasia, China y Australia, con un coste de más de 151 millones de dólares, que fue suspendida a principios de 2017.

“Es muy triste para las familias y los parientes de las 239 personas a bordo, especialmente de los siete australianos”, ha dicho el viceprimer ministro y titular de Transporte de Australia, Michael McCormack, a la cadena Sky News. El ministro confió en que con el desarrollo de nuevas tecnologías se emprendan nuevas búsquedas, aunque admitió que por el momento el paradero del aparato “seguirá siendo un misterio” y descartó una participación australiana en una nueva búsqueda a corto plazo.

Por: El País