Aerolíneas

Una ex ministra de Jacques Chirac nombrada presidenta “no ejecutiva” y transitoria de Air France-KLM.

El consejo de administración de la compañía franco-holandesa Air France-KLM, en plena crisis tras la dimisión de su anterior presidente, Jean-Marc Janaillac, ha nombrado a la exministra francesa de Empleo Anne-Marie Couderc presidenta “no ejecutiva” y transitoria de la compañía.

Couderc, cuyo mandato deberá ser “lo más breve posible”, estará respaldada por un comité de dirección colegial a la espera de que se nombre el sustituto definitivo de Janaillac, que deberá encargarse de la salida de la crisis de la aerolínea, explicó el grupo en un comunicado.

El hasta ahora presidente de Air France-KLM dimitió el pasado día 7 después de que la mayoría de los empleados se opusieran en un referéndum interno a su propuesta de revalorización salarial.

La compañía planteó a los trabajadores de Air France un incremento salarial del 2% este año y un 5% suplementario de forma escalonada de 2019 a 2021, vinculado a un plan de crecimiento, en un intento por frenar la huelga, tras más de 15 jornadas de paros convocadas por la intersindical, con un coste de 375 millones de euros para la aerolínea francesa.

Más de la mitad plantilla de la plantilla, con el 55,4% de los votos en contra, rechazó dicha propuesta en una consulta ‘online’ organizada por la compañía en la que participó más del 80% de los trabajadores del grupo, que emplea a 52.000 trabajadores. De Janaillac se comprometió a dimitir si el ‘no’ resultaba ganador.

A partir de estos momentos Anne-Marie Couderc tendrá un papel limitado y la gestión diaria de las dos principales aerolíneas del grupo Air France y KLM, seguirá recayendo en sus directores generales.

Así se establece un comité de dirección compuesto por tres miembros: el director financiero de Air France-KLM, Frédéric Gagey, que ejercerá como consejero delegado del grupo, el consejero delegado de Air France Franck Terner y el consejero delegado de KLM, Pieter Elbers.

Las decisiones del comité de dirección serán tomadas colectivamente por sus tres miembros. El papel del éste será supervisar las funciones del grupo y coordinar asuntos estratégicos entre el grupo y sus aerolíneas.

“El Consejo de Administración tiene plena confianza en la capacidad del Comité de Dirección y del Comité Ejecutivo del Grupo para gestionar las actividades del grupo durante este período de transición. Por mi parte, prestaré especial atención al fortalecimiento de la cohesión del grupo a lo largo de este período”, aseguró la nueva presidenta transitoria del grupo Anne-Marie Couderc.

APLAZADAS LAS NEGOCIACIONES.

Así, el equipo de Couderc, que fue ministra del primer Gobierno de Jacques Chirac entre 1995 y 1997, tomará decisiones estratégicas, pero no relacionadas con el conflicto laboral que provocó la salida de su antecesor. Las negociaciones con los sindicatos quedan aplazadas hasta el nombramiento de una nueva dirección definitiva, que puede retrasarse varios meses.

Queda por ver si una solución de transición evitará la reanudación de las huelgas en Air France, pues los sindicatos que integran la intersindical –compuesta por los sindicatos de pilotos, de tripulantes de cabina (TCP) y de personal de tierra– no renuncian a su reclamo de una subida del 3,8% la inflación acumulada entre 2012 y 2017 y un aumento del 1,3% en octubre para igualar la inflación estimada para 2018. Las negociaciones entre las partes ahora mismo están congeladas.

Los miembros del Consejo de Administración de Air France-KLM han mostrado su “profundo pesar” por las huelgas que afectaron a los clientes en las últimas semanas y advirtieron que estos paros “tendrán un impacto negativo” en los resultados financieros del grupo.

FRANCIA NO ACUDIRÁ AL RESCATE.

El Gobierno de Francia ha mostrado su preocupación por el devenir del futuro de la antigua aerolínea de bandera gala, de la que ostenta un 14% del capital, y ha advertido de que no acudirá al rescate al tiempo que ha instado a las partes a negociar. El presidente y consejero delegado de KLM, Pieter Elbers, señalaba que la separación de ambas líneas aéreas “no es una opción”.

Los últimos planes estratégicos del grupo se centraron en la reestructuración de la red de corta distancia, en el desarrollar del negocio de bajo coste (Transavia) y en la creación de la aerolínea ‘Joon’; el paso siguiente sería decidir si se inicia o no una actividad de larga distancia de bajo coste como otros grupos.

En el primer trimestre, Air France-KLM registró unos ‘números rojos’ de 269 millones de euros, un 88% más con respecto al mismo periodo de 2017, lastrado por las huelgas en la aerolínea francesa. Por compañías, el beneficio bruto antes de explotación (Ebitda) de Air France fue de 621 millones de euros, un 4,2% menos, mientras que KLM obtuvo un Ebitda de 313 millones de euros, 47 millones de euros más que en los tres primeros meses de 2017.

Foto: Fred Dufour – AFP