Aerolíneas

¿Por qué las aerolíneas de EE.UU. perderían pasajeros por culpa de Taiwán?

A un mes de que las grandes aerolíneas del mundo deban cumplir con la orden de Beijing de reconocer a Taiwán como parte de China, las empresas aéreas estadounidenses corren el riesgo de perder pasajeros continentales al permanecer en rebeldía.

Mientras que Japan Airlines, ANA y la australiana Qantas Airways han modificado la forma de mencionar a Taiwán en sus sitios web, Delta Air Lines y American Airlines están entre las últimas que siguen denominando a la isla una región o país.

Se enfrentan a medidas como demoras en el control del tráfico aéreo, inspecciones de rampas y atascos en los controles de inmigración y seguridad, según Robert Mann, responsable en Nueva York de la consultora de aviación R.W. Mann & Company.

“El régimen y el discurso comerciales actuales se están volviendo desagradables y podrían serlo mucho más. Fuera de una prohibición abierta, los chinos podrían crearles dificultades comerciales y operativas a las empresas aéreas estadounidenses que arriban y parten de los aeropuertos chinos”, mencionó Mann.

Delta y American Airlines, que tienen tiempo hasta el 25 de julio para cumplir con lo estipulado en la cuestión de Taiwán, dicen estar consultando con el Gobierno de Estados Unidos en tanto la Casa Blanca calificó la orden de “tontería orwelliana”.

Un representante de United Continental, la empresa aérea con la mayor cantidad de servicios a China, no accedió a efectuar declaraciones. La disputa diplomática se produce en el contexto de una guerra comercial de represalias cada vez más intensa entre Donald Trump y Xi Jinping.

La principal amenaza de largo plazo afecta la adopción de un tratado de aviación de “cielos abiertos” entre China y Estados Unidos, condición previa para las alianzas de código compartido que pueden pasar el examen de los organismos antimonopólicos, señaló Mann.

Los chinos tienen más opciones para causar perjuicios, explicó Corrine Png, máxima responsable y fundadora de Crucial Perspective, firma de investigación con sede en Singapur que se especializa en transporte.

“Las empresas aéreas estadounidenses tienen una exposición mucho más grande a las rutas chinas y por lo tanto tienen más que perder si ofenden a China”, agregó.

El Gobierno chino podría exhortar a los viajeros continentales a boicotear a las líneas aéreas estadounidenses e imponer límites al turismo aprobando menos paquetes turísticos –táctica que resultó eficaz contra Corea del Sur cuando ese país decidió desplegar el año pasado el escudo antimisiles estadounidense en su suelo pese a las quejas de China, indicó Png.

A China, que sostiene que sus relaciones con Estados Unidos dependen de la aceptación estadounidense de su reivindicación de “una sola China”, últimamente la han irritado los crecientes lazos entre el Gobierno de Trump y el de la isla, encabezado por la presidenta independentista Tsai Ing-Wen.

En marzo, Xi advirtió que los esfuerzos por profundizar las divisiones con Taiwán serían “castigados por la historia”.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, comentó en mayo que era parte de una creciente tendencia del Partido Comunista chino imponer sus opiniones políticas a los ciudadanos y las compañías privadas estadounidenses, algo que “será resistido”.

Por: Anurag Kotory – Bloomberg, El Financiero