Aerolíneas

El jefe de British Airways que vendía su cuerpo en el avión y en las escalas.

Es un clásico: ¿quién no se ha imaginado tener sexo en el interior de un avión? La industria de Hollywood ha extendido la fiebre por ‘darse un revolcón’ durante un vuelo y pronto ha conseguido inocular a la población un extraño fetiche por este tipo de aventuras libidinosas. Hay un montón de casos de gente que no puede aguantar hasta el aterrizaje y lo hacen delante de todo el mundo y sin ningún tipo de reparo por sus acompañantes en esa salchicha de metal con alas.

Pero esta historia es diferente. El periódico británico ‘The Sun’ ha destapado en una investigación la doble vida de un gerente de la compañía British Airways y sus fechorías sexuales que afectan directamente a la actividad de la empresa: cargo directivo de la aerolínea de día y estrella del porno de lujo por la noche. El caso se ha cerrado con el gerente suspendido de sus funciones por haber cobrado hasta 800 libras (895 euros aproximadamente) en una sola noche a cambio de sexo.

El hombre en cuestión, cuyos datos no han sido revelados, se trataba de una persona con mucho éxito, de los mejores jefes de toda la compañía y muy conocido a nivel interno. Se anunciaba a través de Internet y quedaba con sus clientes durante las escalas. Parece que fue su popularidad lo que le llevó a ser descubierto por la aerolínea. En muchas de sus fotos promocionales aparecían los interiores de los aviones de British Airways, lo que añadió más malestar entre la empresa.

‘The Sun’ recibió el chivatazo de un ciudadano anónimo que aseguraba que “había avergonzado a la aerolínea” con su actividad paralela. Según fuentes consultadas por el diario británico, la noticia ha sido toda una sorpresa para los trabajadores de British Airways. “Usar tu carrera profesional como un medio para vender sexo en un sitio público es completamente inaceptable”. Con estas declaraciones, queda claro que el jefe ofrecía a sus clientes poder practicar sexo en los aviones de la firma.

“Está desprestigiando a British Airways y debería estar avergonzado de su comportamiento”, declararon fuentes cercanas a la empresa. “De igual forma, podría haber estado en riesgo la propia empresa, en caso de ser chantajeado por cualquier cliente sexual, causando un peligro potencial de seguridad o una amenaza para la información sensible e interna de la empresa y sus pasajeros que podría ser divulgada”.

British Airways le suspendió de todos sus cargos y lo ha castigado hasta nuevo aviso. “Le hemos echado hasta que se ponga en marcha la investigación. Con esto, esperamos que todo nuestro personal mantenga los más altos estándares y niveles de profesionalidad en todo momento”, aseguraron fuentes de la aerolínea. Ya se sabe, el fetiche no solo es cosa de la tripulación o los pasajeros, algunos se aprovechan de ello para sacar un sólido rédito económico.

Por E. Zamorano – El Confidencial