La Industria

IATA llega a un acuerdo con CFM para reducir el coste del mantenimiento de sus motores.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) ha anunciado que ha llegado un acuerdo con la empresa fabricante de motores de aviación CFM International (CFM), para mejorar la competitividad en el sector del mantenimiento y reducir los costes, publicó EuropaPress

IATA ha remarcado la importancia de este acuerdo conseguido con CFM, participada al 50% por General Electric y Safran Aircraft Engines, que permitirá reducir los “tremendos” gastos de las aerolíneas en el mantenimiento de sus motores.

“Esperamos que el incremento de la competitividad entre los proveedores de los componentes y los servicios relacionados con los motores de CFM permitan reducir los costes operativos de las aerolíneas y ayudar a que volar siga siendo rentable”, ha manifestado el consejero delegado de IATA, Alexandre de Juniac, que ha confiado en que otros acuerdos similares se produzcan en el futuro.

En virtud a este acuerdo, CFM ha adoptado una serie de ‘Políticas de Conducta’ que mejoraran las oportunidades de los proveedores externos de componentes de los motores y de servicios de mantenimiento de los motores CFM56 y la nueva serie LEAP.

Concretamente, CFM se ha comprometido a licenciar sus manuales de instrucciones a los distintos proveedores de mantenimiento externos incluso aunque utilicen componentes no fabricados por ellos, y ofrecer estos manuales gratuitamente a las aerolíneas.

También mantendrá la garantía de sus motores y componentes, y seguirá vendiéndolos y ofreciendo servicio de mantenimiento oficial incluso aunque los motores contengan o hayan sido reparados con piezas que no sean de CFM.

Este acuerdo, que contiene claúsulas específicas para el motor CFM56, que impulsa a 13.400 aviones de fuselaje estrecho, se aplicará a todos los motores de la compañía, incluidos los de la nueva serie LEAP. Además General Electric ha aceptado aplicar estas políticas a otros de sus motores.

Tras la firma de este entendimiento, IATA ha aceptado retirar la reclamación que registró en la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea en marzo de 2016.