Aerolíneas

El Gobierno italiano quiere que Alitalia sea salvada y controlada por el país.

El ministro de Infraestructuras y Transportes de Italia, Danilo Toninelli, defendió hoy que la aerolínea Alitalia, gestionada por administradores concursales desde 2017, sea salvada y controlada por el país, junto con un socio privado que ayude a impulsar su competitividad.

Toninelli compareció hoy en una comisión de la Cámara de los Diputados para referir las prioridades de su ministerio y reiteró la intención del Ejecutivo de que Alitalia esté bajo control italiano.

Actualmente esta aerolínea está dirigida por tres administradores concursales, que en Italia se llaman comisarios extraordinarios.

La compañía, que no tiene beneficios desde 2002, se puso en manos del Gobierno en mayo de 2017 para evitar su quiebra y estos administradores concursales comenzaron entonces un proceso de búsqueda de un posible comprador.

Las aerolíneas alemana Lufthansa y británica de bajo coste EasyJet, esta como parte de un consorcio, han comunicado públicamente en los últimos meses su interés por hacerse con parte del negocio, pero poco se sabe de las ofertas que los gestores han recibido desde que se pusieron al frente.

En este proceso, Alitalia recibió un préstamo del entonces Gobierno del Partido Demócrata (PD, centroizquierda) de 900 millones de euros para garantizar su operatividad, que la Comisión Europea (CE) investiga para determinar si constituye una ayuda de Estado ilegal y si cumple con las normativa europea sobre ayudas a empresas en dificultades.

Pero el proceso de una hipotética venta de Alitalia quedó paralizado con la celebración de las elecciones generales el pasado marzo y ahora el actual Gobierno, formado por el antisistema Movimiento Cinco Estrellas y la ultraderechista Liga, se plantea salvarla para que siga siendo italiana.

“Estamos convencidos de que no debe salvarse simplemente en una perspectiva de mera supervivencia económica sino que debe ser relanzada, en el marco de un plan estratégico nacional de transporte que no puede prescindir de la presencia de un operador nacional competitivo”, ha señalado Toninelli.

En opinión del ministro, es fundamental que Alitalia cuente con “una participación del 51 %” que sea italiana y “con un socio industrial capaz de hacerla volar”.

“Este gobierno está llevando a cabo las necesarias conversaciones con todos los actores internacionales para garantizar un futuro para esta empresa, para proteger mejor las necesidades de los trabajadores y del grupo”, añadió.

El ministro de Transportes también consideró que las cuentas de Alitalia deben ser saneadas para eliminar “todos los factores que causaron la crisis”.

“Queremos que la futura dirección garantice la realización de un plan industrial que sepa aprovechar todas las oportunidades que ofrecen las rutas internacionales, no solo las tradicionales sino también los nuevos destinos”, concluyó.

Según los medios italianos, la intención del Cinco Estrellas sería que un sujeto público ingresara en la compañía y después elegir a un socio fuerte, capaz de impulsarla en el mercado.

Por su parte, la Liga se inclinaría más por celebrar un nuevo concurso después del verano para intentar atraer a nuevas compañías, más allá de la que ya han mostrado su interés.

Por: EFE