La Industria

Revelan un sencillo factor en los aviones que aumenta el riesgo de error fatal por parte de los pilotos.

La calidad del aire en la cabina de mando, cuando decae, afecta las capacidades de los pilotos para volar un avión y eleva el riesgo de que cometan errores fatales durante el vuelo, concluyeron científicos de la Universidad de Harward (EE.UU.) en un estudio publicado este miércoles, informa el sitio web de la institución educativa.

Según el estudio, si el aire en la cabina no es fresco y contiene altos niveles de dióxido de carbono (CO2), los pilotos experimentan dificultades para realizar maniobras de emergencia, lo que podría resultar fatal para un avión.

Para arribar a esta conclusión, los científicos llevaron a cabo un experimento en el que 30 pilotos de aerolíneas comerciales tenían que realizar, en un simulador de vuelos, maniobras de distintos grados de dificultad sin ayuda de piloto automático, por lapsos de tres horas.

Los científicos descubrieron que, en un cabina donde los niveles de dióxido de carbono eran de 700 partes por millón (ppm), los pilotos realizaban las maniobras difíciles hasta un 52 % mejor que los que se encotraban en otra donde la concentración era de 1.500 ppm.

A más de eso, en comparación con un tercer grupo de pilotos que actuaban en una atmósfera con concentración de 2.500 ppm de CO2, los del primer grupo –el de 700 ppm– trataron las situaciones de emergencia un 69 % mejor. Asimismo, los investigadores hallaron que cuanto más tiempo pasaban estos profesionales en una cabina con mala calidad de aire, peor realizaban las maniobras difíciles.

Sin embargo, los científicos remarcaron que las condiciones de la prueba y los resultados del estudio no necesariamente reflejan las condiciones reales en los aviones, ni el rendimiento de los pilotos durante vuelos efectivos.

“Volar es seguro, es cierto”, dijo el principal autor del estudio, Joseph Allen, subrayando que “toda la experiencia de vuelo está diseñada alrededor de la cultura de ‘seguridad primero'”. Por eso mismo, destacó, “la optimización del aire en la cabina de vuelo debe seguir siendo parte de esta ecuación de seguridad”.

Por: RT