La Industria

El avión del futuro contaminará menos y llevará más pasajeros.

La aviación afronta grandes retos en la actualidad, tanto económicos como medioambientales. En Italia, un grupo de ingenieros de la Universidad de Pisa está probando un modelo de avión del futuro, construido con un diseño de aeronave futurista basado en un concepto aerodinámico que surgió por primera vez en 1924.

Los investigadores creen que en la actualidad existen tecnologías y razones suficientes para empezar a fabricar aviones de pasajeros con un nuevo diseño de alas.

Aldo Frediani, profesor de aeroelasticidad en la Universidad de Pisa y coordinador del proyecto PARSIFAL:

“Existe el problema de la contaminación del aire y el problema del aumento del tráfico de pasajeros: ambos requieren nuevas ideas para la aviación del futuro, ideas que deberían conducir a crear nuevas configuraciones de aviones que consuman menos y que transporten a más personas.”

Este grupo de investigadores han construido un hidroavión en miniatura, un prototipo del avión que se está desarrollando en el marco de su proyecto. Su diseño consigue reducir la resistencia aerodinámica del avión y aumentar la capacidad de carga, lo que podría suponer un ahorro de combustible.

El modelo ha sido construido a escala para compararlo con el modelo real, lo que permite comprobar de antemano que la calidad del vuelo del modelo es suficientemente alta.

Los investigadores de la Universidad de Pisa están llevando a cabo pruebas sobre un lago para ajustar los controles de vuelo. Los resultados serán compartidos con los fabricantes de aeronaves.

Pero, ¿estará dispuesta la industria a llevar a cabo una innovación tan drástica? Los científicos ven muchas ventajas.

Vittorio Cipolla, ingeniero aeroespacial en la Universidad de Pisa:

“La categoría de este avión es la misma que la de un Boeing 737 o un Airbus A320, utilizados por muchas aerolíneas de bajo coste. En términos de tamaño, la envergadura es exactamente la misma, el fuselaje es un poco más largo y más ancho, pero la cantidad de asientos que se pueden instalar en el avión aumenta un 50%.”

Para crear este tipo de aviones, los investigadores de la Universidad Tecnológica de Delft han desarrollado un programa de diseño especial que aumenta el número de modelos basados en la física, en vez de en los datos estadísticos que se utilizan normalmente para diseñar aviones convencionales.

Gianfranco La Rocca, diseñador de aeronaves:

“Las aeronaves pueden ser muy diferentes, pero la física es siempre la misma. Por lo tanto, estos modelos más avanzados nos permiten analizar incluso aviones completamente diferentes de los que tenemos.”

Estos aviones pueden transportar más pasajeros que los aviones clásicos y sus alas tienen la misma envergadura. Las aerolíneas podrán reducir los costes de combustible y los aeropuertos podrán gestionar mejor el flujo de pasajeros, sin cambiar la infraestructura ni añadir más vuelos.

Su entrada en servicio está prevista para 2035.

Por Denis Loctier – EuroNews