Aerolíneas

Latam Airlines comenza a cobrar por maleta y elegir asientos en vuelos regionales.

Como “la nueva forma de comprar pasajes” bautizó la aerolínea Latam Airlines los cambios en el modelo de venta para sus vuelos internacionales, publicó La Tercera.

Desde el 20 de octubre, la compañía entrega cuatro opciones o tramos para la compra de pasajes: Promo, Light, Plus y Top. Los mismos que actualmente operan para los vuelos domésticos.

En el caso de los dos primeros, estos consideran solamente una pieza de equipaje de mano de máximo 8 kg., mientras que el equipaje de bodega se cobra aparte.

Lo mismo sucederá con la posibilidad de elegir asientos, servicio que tendrá un costo adicional, ya que los tramos más baratos sólo contemplan la designación al azar. Es decir, en el caso de un viaje en grupo, se deberá contratar el servicio para elegir asientos correlativos.

El costo del equipaje de bodega parte en los US$20 mientras que para la elección de asiento, el valor es de US$5, detalló Latam, al ser consultado por el tema.

La firma también indicó que la decisión se toma “en línea con la tendencia mundial de la industria y con lo ya implementado por la compañía en 2017 para sus vuelos domésticos”. Además, señalaron que con este formato “el pasajero puede escoger la (tarifa) que más se adapte a sus necesidades y pagar solo por los servicios que va a utilizar”.

Si bien el sistema de bandas operará para todos los vuelos internacionales, las prestaciones podrían variar según el destino. Por ejemplo, y haciendo una simulación actual en el sitio web de la compañía, algunos viajes dentro de la región, como Lima, ofrecen pasajes desde el tramo Light hasta el Top, mientras que algunos destinos de largo alcance como Miami, solo se ofrecen las bandas Plus y Top.

Esto, además, va a variar dependiendo de la fecha que se elija para viajar, y si se trata de un destino en promoción, para lo que aplicaría la tarifa Promo, la más barata de las cuatro.

¿Traspaso de costos?

Para el presidente de la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios (Conadecus), Hernán Calderón, este modelo diferenciado de tarifas no representa necesariamente beneficios para los consumidores, ya que “el valor de la tarifa del equipaje queda a discreción de la empresa. Hay algunas que cobran $20.000 por trasladar una maleta, con lo cual toda la rebaja que pudiera haber tenido el pasaje, es mucho más caro al final”.

A su juicio, si bien se puede tratar de una tendencia del mercado global, enfatiza que “estas son las aerolineas de bajo costo, que no es el caso de Latam, por lo tanto están trasladando el mayor costo al quipaje. A nosotros no nos parece”, sostuvo agregando que es necesaria una mayor regulación al respecto.

De hecho, Conadecus hizo notar este punto ante la comisión de Transporte y Telecomunicaciones del Senado, que en sesión del 10 de septiembre abordó la situación de la industria aérea en materia de protección a los consumidores.

En la oportunidad, los representantes de Conadecus enfatizaron en la necesidad de contar con mayor información respecto de por qué a un mismo servicio concurrían distintos valores.

La política aerocomercial chilena establece dentro de sus principios la libertad de precios, con mínima intervención de la autoridad en materia aerocomercial, donde itinerarios, tarifas, rutas, entre otros, no son fijados por la autoridad aeronáutica. Así lo expuso, en la misma sesión, el secretario general de la Junta de Aeronáutica Civil (JAC) Jaime Binder.

Consolidación del Low Cost

El modelo de aerolíneas de bajo costo en Chile es más bien reciente. La primera firma en migrar hacia este modelo fue Sky, que en 2017 se consolidó como una línea aérea 100% low cost.

En paralelo, Latam terminó con la comida de cortesía, pasando a un formato de carta de productos, para luego, en mayo de 2017, introducir estas cuatro bandas de tarifas y servicios.

Ese mismo año inició operaciones JetSmart, aerolínea definida como ultra-low cost, consagrando el modelo en Chile.

Por: Tamara Flores Toledo