Aerolíneas

Por qué Google es el mayor enemigo de las aerolíneas.

El desarrollo de los algoritmos de Google y su motor de inteligencia artificial desplazan a las compañías aéreas a la hora de promocionar sus vuelos. Las búsquedas de Google Flights son más precisas que si se hacen en los portales de las aerolíneas, y permiten armar viajes a medida. Y más económicos.

Google ya está desplazando a las agencias online, los portales de reserva y las webs de los hoteles a la hora de buscar alojamiento. Lo mismo sucede con los billetes aéreos: la facilidad y rapidez de Google permite armar trayectos a un precio más barato que si el viajero realizara las búsquedas por su cuenta en los portales de las aerolíneas.

Más barato que en el portal de la aerolínea

Veamos un ejemplo. Si alguien quiere pasar Nochevieja en Argentina, buscaría un pasaje para salir el 30 de diciembre desde Barcelona a Buenos Aires y regresar el 9 de enero.

El algoritmo de Google Flights sugiere, como opción más económica, un itinerario con Air France y Joon a un precio de 942 euros. Pero si se busca directamente en la web de la aerolínea francesa, la opción más barata es de 1.172,68 euros.

Eso sí, desde Google no se compra el pasaje, sino que redirige a la web de Air France. El día que al gigante de Mountain View se le ocurra entrar de lleno en el sector de las ventas y facturar por este servicio, condenará la distribución de las aerolíneas y las agencias online.

Pero por ahora el impacto es en términos de tráfico: el público preferirá las opciones que le aporta Google antes que una aerolínea.

Itinerarios a medida

Lo mismo sucede con los vuelos donde hay escalas: el algoritmo de Google ofrece itinerarios con escalas que son más baratos que si un viajero se toma la molestia de buscar en cada aerolínea de forma individual. Y en segundos.

Google tiene a su favor que sus motores usan la información personal del usuario, como sus preferencias, su historia de búsquedas, etcétera. Como las aerolíneas y las agencias online no tienen acceso a esa valiosa fuente de conocimiento personalizado, no siempre aciertan con las tarifas más bajas.

La bola de cristal de Google

Además Google avanza en la predicción de los retrasos en los vuelos. Combinando el registro histórico de las operaciones de una compañía, más datos adicionales como el clima o el estado del tráfico aéreo en un aeropuerto, puede precisar los retrasos en tiempo real. Según la compañía, cuando el índice de retraso supera el 80%, advierte al usuario.

Este juego de las probabilidades no es nuevo para Google. De hecho ya lo viene implementando con sus pronósticos sobre resultados deportivos.

La simplicidad de las búsquedas de Google también facilitan la tarea cuando se trata de reservar con una low cost. En el caso de Ryanair, antes de comprar un billete marean al usuario con los cargos adicionales si se lleva equipaje a bordo. Y luego se avanza en el proceso.

En Google es al revés: basta con desplegar la pestaña que dice “Equipaje”, se marca en “Compartimiento superior”, e informa de cuánto es el recargo extra.

Por Cerodosbe