Tips y Curiosidades

Por qué nunca debes tomar una pastilla para dormir antes de subir a un avión.

Cada mes, más de 30.000 personas buscan en Google preguntas asociadas con el miedo a volar, según la página web ‘Inteligencia Viajera’. Se trata, sin duda, de una de las fobias más comunes entre la población desde que se masificó el volumen de viajeros de los aviones. Una sensación de malestar que aparece cada vez que piensan en coger un avión, bastante incómoda, ya que las personas que lo padecen no pueden hacer viajes de largas distancias. Algo totalmente irracional que les paraliza completamente y les priva de satisfacer sus ansias de conocer otros lugares y culturas.

Ante tal volumen de búsquedas en Google, abundan un sinfín de resultados para poder vencer esta dificultad. El origen de los principales miedos del ser humano tiene que ver casi siempre con aquello que no conoce. Por ello, el primer paso para sortear esta fobia es adquirir conocimiento sobre la experiencia y pedir consejo a aquellas personas que viajan habitualmente. Ellos intentarán que comprendas que se trata de una acción segura que en ningún caso puede poner en peligro real tu vida. Según el Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, solo existe un 0,1% de posibilidades de morir en el aire. Y los hechos lo demuestran: cada vez hay menos accidentes.

Pero en muchos casos, la concienciación no es suficiente. Entonces, las personas buscan un agente externo que les ayude a pasar el mal trago: la química. ¿Cuál es la medicación más recomendada para alguien con miedo a volar? Harry Campos Cervera, psiquiatra experto, explica en ‘Miedo a los aviones’ que la medicación más usada son los ansiolíticos benzodiazepínicos, un tipo de tranquilizantes “muy eficientes”. Los más usados, el clonazepam y el alprazolam, ceuyo objetivo es disminuir la ansiedad ante la perspectiva de tomar un vuelo.

Sin embargo, muchas veces ingerir este tipo de medicación recomendada solo hace más que aumentar el problema. Esto es lo que le pasó a Stephen Barnett, un padre de familia canadiense que tomó una pastilla para dormir antes de abordar en la aeronave de WestJet. Una acción que, según ‘The New York Post’, obligó a que el personal del vuelo considerase que no estaba en condiciones para continuar en el avión.

Barnett y su familia viajaban desde Columbia a Cuba el 13 de octubre cuando la aerolínea realizó una breve parada en Toronto. El pasajero aseguró haber tomado una pastilla para dormir recetada por su médico antes de que despegara el avión hacia Cuba. Según la ‘BBC’, Barnett se estaba recuperando de un derrame cerebral reciente. Se quedó dormido y una asistente de vuelo le despertó alegando que se trataba de “una emergencia médica”, obligándole a abandonar el avión.

1.328 euros por “la gracieta”

Así, un grupo de médicos puso en una silla de ruedas al pasajero y le sacaron del avión en silla de ruedas. De locos. “Fue tan humillante”, argumentó Barnett. “Básicamente, aquella azafata se convirtió en juez y verdugo. Los médicos me hicieron una revisión y todo estaba bien, pero la tripulación del vuelo se negó a dejarme entrar. La aerolínea WestJet se mantuvo en sus trece en una situación harto surrealista. Un portavoz de la compañía más atarde aseguró en ‘Fox News’ que no le echaron del avión por estar dormido, sino por “encontrarse bajo los efectos de las drogas”, y que la versión de la tripulación “difiere muchísimo” de lo que Barnett alegó en su momento.

“Cuando nuestros azafatos ven que un pasajero no se encuentra en condiciones de volar, no les queda otro remedio que sacarle del avión por precaución y con ánimo de cumplir las normas reguladas de Transport Canada”, aseguró la aerolínea. “Estas decisiones no se toman a la ligera, sino en base a la seguridad del pasajero en cuestión, el resto de las personas a bordo y la tripulación. Lamentamos las molestias ocasionadas a nuestros clientes cuando ocurren cosas como esta”.

Barnett, que había reservado unas vacaciones completas con todo incluido en Cuba, informó que tuvo que gastar un suplemento de 1.525 dólares (unos 1.328 euros aproximadamente) para alojar a su familia en una habitación de hotel y coger otro avión, ya que el próximo de WestJet que podía tomar pasaba a la semana siguiente. “Nos arruinó el viaje”, comentó el pasajero a la ‘BBC’. Actualmente se encuentra hablando con sus abogados para intentar obtener algún tipo de compensación, así como una explicación más detallada de la aerolínea.

Por: E. Zamorano – El Confidencial