La Industria

Cuando los aviones se transforman en animales.

Es muy raro ver a un salmón o una tortuga volando por los aires. Ni hablar si es una ballena beluga que en su interior puede guardar un avión. Pero es cada vez más frecuente que una aerolínea ‘disfrace’ a alguna de sus aeronaves con un dibujo o una gigantografía de un animal.

En ocasiones el motivo es para concienciar sobre el peligro de una especie en peligro de extinción. En otras es porque el animal es un símbolo nacional del país de la aerolínea y sirve para promocionarlo como reclamo turístico.

Estos son algunos de los ejemplos más logrados de aviones convertidos en animales.

8. Leopardo de las nieves — Air Astana

Este felino, en riesgo de extinción, vive en sitios remotos y a gran altura en el Himalaya y de otros sistemas montañosos de Asia Central.

Air Astana, la aerolínea nacional de Kazajistán, decoró el morro con la cabeza del leopardo en sus Embraer E190-E2, como una manera de avisar al mundo del peligro que tiene su población salvaje, que no supera los 5.000 ejemplares.

7. Tortuga marina — All Nippon Airways

All Nippon Airways tendrá su primer Airbus A380 en mayo, como parte de una orden de tres aviones que volarán entre Tokio y Honolulu. Cada una de las gigantescas aeronaves estará decorada con tres tortugas marinas, donde la mayor ocupa casi toda la superficie del fuselaje y el morro.

Este es un homenaje a la fauna de Hawái, y cada tortuga será de un color distinto: la azul –que ya salió del taller de pintura- se llamará Lani (que significa cielo), la verde será Kai (océano) y la naranja se bautizará como Lā (que en el idioma hawaiano quiere decir atardecer).

6. Salmón — Alaska Airlines

El “Salmon Thirty Salmon II” es un Boeing 737 de Alaska Airlines pintado con un salmón salvaje de Alaska de 39 metros.

El objetivo es promocionar la pesca deportiva de estos ejemplares, uno de los más buscados por los pescadores con mosca. Por otra parte, el consumo de salmones también es una importante fuente de recursos para ese estado, el más grande de EEUU.

5. Orca — Southwest Airlines

Southwest Airlines quiso aprovechar la fama de la orca “Shamu” del Sea World de Orlando, Florida, para promocionar sus vuelos en ese estado.

Pero el diseño no fue del agrado de todo el mundo, sobre todo entre los animalistas que luchan contra el cautiverio de los cetáceos de diferentes parques de los Estados Unidos.

4. Tigre siberiano — Rossiya Airlines

El diseño de Air Astana recuerda al de Rossiya Airlines, una subisdiaria de Aeroflot que pintó la parte delantera de un Boeing 747 y un Boeing 777 con las caras de un tigre siberiano y un leopardo de Amur.

El objetivo también fue concienciar sobre el riesgo de extinción de estos felinos, y para combinar la zoología con la aeronáutica, los aviones fueron bautizados como Tigrelyot y Leoparlyot, un juego de palabras que se traduce como ‘tigre volador’ y ‘leopardo volador’.

3. Ballena — Azores Airways

Otro cetáceo que cambió la librea de un avión fue la ballena que Azores Airways vistió en sus A330. Su avistamiento cerca de este archipiélago portugués es uno de los reclamos turísticos más atractivos, y de paso, también sirve para alertar sobre el riesgo que corre este animal, el más grande del mundo.

2. Tiburón — Embraer

El fabricante Embraer, que está a punto de ser absorbido por Boeing, customizó a su E190-E2 como si fuera un terrible tiburón gris.

El motivo no era otro que una campaña de marketing, ya que esta aeronave realizó una gira comercial de 231.000 kilómetros por cinco meses, para buscar clientes entre las 120 aerolíneas contactadas. Hasta ahora logró 62 contratos, con la irlandesa Aer Cap como el principal comprador.

El año pasado el fabricante brasilero había reconvertido la cabina del E190 en la cabeza de una águila calva, aunque estéticamente el resultado no había sido tan logrado como el del tiburón.

1. Beluga XL — Airbus

El fabricante europeo Airbus, que para darle un toque simpático a su avión de transporte Beluga XL le dibujó un par de ojos y una sonrisa en el morro de la aeronave. Visto a la distancia, claro que recuerda a esta especie de ballena blanca y con una protuberancia en su cráneo.

El resto de la librea mantiene un inmaculado blanco y una banda azul en la ala trasera, a la espera que si alguna compañía lo adquiere lo pueda customizar a gusto.

Por Juan Pedro Chuet-Missé – Cerodosbe