Aerolíneas

Tres aerolíneas podrían tener problemas para soportar adversidades macroecómicas.

Tres aerolíneas tienen un alto riesgo financiero. Se trata de Thomas Cook, Norwegian y Virgin Atlantic y son las peor situadas para soportar adversidades macroecómicas como el Brexit, asegura la calificadora Moodys.

Norwegian incrementó en 2018 un 13% interanual su cantidad de pasajeros aunque perdiendo dos puntos de ocupación, al bajar su load factor al 85,8% el pasado ejercicio frente al 87,5% que alcanzó en 2017, como reconoció la propia aerolínea que es seguida por su elevado endeudamiento, informó Repotur.

Norwegian Air Shuttle, con un ambicioso plan de desembarco en la Argentina, tuvo que lanzar hace unos meses una ampliación de capital luego de que se disparase la desconfianza de los inversores tras anunciar que en el primer trimestre de este año sus pérdidas serían aún mayores de lo esperado.

La empresa noruega está sufriendo constantes desplomes bursátiles que parecen no tener fin luego de presentar recurrentes pérdidas en sus resultados anuales y trimestrales, unido todo ello a que baja la ocupación de sus aviones, y a que sus ratios de deuda están muy por encima del resto de sus competidores europeos.

La desconfianza de los inversores sobre Norwegian, junto a los citados motivos, se fundamenta también en el recelo sobre su estrategia, que es considerada como demasiado dispar vuelos transatlántico de pasillo único, ofensiva por mercados inconexos, entrada en la Argentina, low cost de largo radio y poco sostenible para una aerolínea con aún escaso músculo.

Junto a todo ello, el grupo nórdico afronta también que su avión estrella, el Boeing 787 Dreamliner, está siendo llamado a revisiones por problemas en sus motores Rolls-Royce, a lo que se une el repunte del petróleo en los últimos tiempos, que ya ronda los 70 dólares por barril de Brent.

Por su parte, Easyjet, British Airways y Ryanair mantienen un alto riesgo en caso de empeorar las condiciones macroeconómicas, pero las tres disfrutan de una liquidez excelente, según Moodys.

Todas las compañías británicas han tomado medidas de contención. Ya en el 2017, Easyjet creó una nueva compañía en Austria, EasyJet Europe, para poder obtener un certificado de operador aéreo europeo que le permita volar en caso de una salida abrupta.

De su lado, Ryanair, que opera con licencia irlandesa, ha obtenido esta misma semana un certificado de operador británico. Mientras, Iberia asegura que defenderá que más del 50% de sus derechos políticos están controlados por El Corte Inglés, pese a que Iberia forma parte de la británica IAG, para defender su condición de compañía española.

Por BAE Negocios

Foto Terry Wade