La Industria

China suspende certificado de aeronavegabilidad de Boeing 737 Max.

China suspendió un denominado certificado de aeronavegabilidad para el avión 737 Max de Boeing Co. al argumentar que necesita revisar una modificación propuesta antes de determinar si la aeronave es segura para volar tras dos accidentes recientes.

La medida plantea la posibilidad de que el Max se mantenga alejado de los cielos de China en caso de que las autoridades consideren inadecuada una solución para el software vinculado a los desastres.

La decisión se tomó ante la incertidumbre que rodea al modelo y a un sistema antibloqueo que es el foco de una investigación por el accidente de un avión de Ethiopian Airlines el 10 de marzo, según la Administración de Aviación Civil de China. Será revisado una vez que Boeing haya detallado los cambios, anunció el organismo.

El golpe potencial para Boeing se produce un día después de que China adjudicara una orden de compra por US$35.000 millones del avión serie A320 de Airbus SE, el mayor rival mundial de los 737. La nación asiática fue una de las primeras en cancelar los vuelos del modelo de fuselaje estrecho estadounidense después de que el accidente de Ethiopian mostrara similitudes con el Max de Lion Air en octubre, mientras que Boeing también se ha visto envuelto en una disputa comercial en curso.

“Sospecho que todo esto tiene que ver con el ambiente de mayor apertura entre China y EE.UU.”, dijo Richard Aboulafia, analista aeroespacial en Teal Group. “Boeing está en la primera línea en esta confrontación. El Max simplemente parece un peón”.

El Departamento de Transporte de EE.UU. está creando una comisión para comprobar la certificación de aeronaves, incluida una evaluación sobre la forma en que la Administración Federal de Aviación supervisa el proceso. En tanto, Boeing trabaja con las aerolíneas y los reguladores esta semana para preparar una actualización para el software sospechoso, conocido como “sistema de incremento de características de maniobra”, enfrenta un mayor control y un posible proceso penal mientras el Departamento de Justicia inicia una investigación.

Por Bloomberg – InfoBae