Aeropuertos

España: Las obras de la terminal satélite del aeropuerto de El Prat empezarán entre 2021 y 2022.

El presidente de Aena, Maurici Lucena, ha anunciado este lunes que las obras de la terminal satélite del Aeropuerto Josep Tarradellas-Barcelona-El Prat empezarán entre 2021 y 2022, con el objetivo de que la nueva instalación, pensada sobre todo para rutas intercontinentales, esté lista antes de 2026.

Lucena ha ratificado el calendario anunciado hace un año por el entonces ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en el marco del encuentro del Círculo Financiero, organizado por la Sociedad Económica Barcelonesa Amics del País en la sala de actos de la sede de “la Caixa” en la Diagonal.

Concretamente, ha detallado que se aprobará el inicio del proyecto que dará paso a la terminal satélite -que conectará en tren con la T1- en el Consejo de Administración que Aena tiene previsto celebrar el próximo 26 de marzo.

La nueva instalación permitirá aumentar la capacidad del aeródromo barcelonés, que cerró el año pasado con más de 50 millones de pasajeros y tiene su límite actual en 55 millones.

La habilitación de una terminal satélite es una idea que viene de lejos y que quedó guardada en un cajón con la llegada de la crisis económica, hasta que De la Serna la desempolvó en plena vigencia del artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

El proyecto que se presentó entonces suponía la incorporación de 17 puestos de estacionamiento con capacidad para albergar naves de gran tamaño, las que se usan en los vuelos de largo alcance, que son los que se quieren potenciar desde el complejo aeroportuario del Prat.

En el marco de su conferencia, Lucena ha aplaudido la buena marcha del recién rebautizado aeropuerto Josep Tarradellas, y ha defendido que la gestión en red de Aena no constituye ningún lastre para su proyección de futuro como hub internacional, porque “la competencia es internacional, no local”.

En este sentido, ha sostenido que la gestión en red aporta beneficios a los 46 aeropuertos que Aena tiene en España, ya que se “prestan” pasajeros entre ellos, pueden practicar una economía de escala y exportar buenas prácticas, y además se fomenta la cohesión territorial.

Por EFE