Incidentes y Accidentes

Ethiopian Airlines desmiente que el piloto del vuelo siniestrado no entrenara con el simulador del MAX 8.

La aerolínea Ethiopian Airlines ha desmentido este jueves las informaciones publicadas por el diario estadounidense ‘The New York Times’ en las que apuntó que el piloto del vuelo siniestrado en Etiopía no entrenó con el simulador de vuelo del modelo Boeing 737 MAX 8 antes del accidente aéreo que acabó con la vida de 157 personas minutos después de despegar del aeropuerto de Adís Abeba el 10 de marzo.

“Ethiopian Airlines, una de las aerolíneas más seguras y fiables del mundo, desea confirmar que todos sus pilotos han completado los diferentes entrenamientos recomendados por Boeing y aprobados por la FAA para todas las series de naves desde el modelo B-737 NG al B-737 MAX”, ha dicho.

Así, ha subrayado en un comunicado que “se procedió de la misma manera para el B-737-800 MAX antes de que se incorporará a la operación etíope y comenzara a volar”.

“Los pilotos han sido debidamente informados y entrenados por la directiva de aeronavegabilidad de emergencia emitida por la FAA tras el accidente de la aerolínea Lion Air”, ha recalcado.

“El contenido de la directiva de aeronavegabilidad también fue incorporado en todos los manuales de capacitación de pilotos, procedimientos operativos y manuales de trabajo”, ha agregado.

En este sentido, la aerolínea ha manifestado que “los simuladores de vuelo del B-737 MAX no están diseñados para simular problemas del Sistema de Aumento de Características de Maniobra (MCAS)”.

“Ethiopian Airlines recomienda abstenerse de hacer declaraciones no confirmadas, incorrectas, irresponsables y engañosas durante el período de investigación del accidente. Las regulaciones internacionales requieren que todas las partes interesadas esperen al resultado final de la investigación”, ha zanjado.

El avión siniestrado en Etiopía el 10 de marzo es el mismo modelo que se precipitó en el mar de Java unos 20 minutos después de haber despegado del aeropuerto de Yakarta, causando la muerte de las 189 personas que iban a bordo.

Los dos accidentes en un periodo de tiempo tan corto con un modelo tan moderno han llevado a una de las mayores investigaciones en materia de seguridad aérea, centrándose las indagaciones en el nuevo sistema de automatización para la estabilización que incorpora el 737 MAX y en si los pilotos comprendían adecuada su funcionamiento y sabían gestionarlo.

En los dos accidentes, los pilotos perdieron el control de la aeronave minutos después de haber despegado y estuvieron esforzándose para tratar de estabilizarla y evitar que se precipitara, sin llegar a conseguirlo.

El modelo MAX, que entró en servicio hace dos años, está dotado de un nuevo sistema automático para evitar la entrada en pérdida, llamado MCAS, que se activa cuando detecta que el morro de la aeronave se eleva demasiado y hace que el avión rectifique esa elevación.

Teniendo en cuenta los datos de los últimos minutos de vuelo, algunos expertos han apuntado a la posibilidad de que este sistema estuviera actuando para bajar el morro del avión y los pilotos estuvieran maniobrando para mantener la aeronave sin descender, sin tener conocimiento de que el sistema estaba actuando.

Por EuropaPress