La Industria

Lufthansa, la nueva gran batalla entre Airbus y Boeing.

Los cielos de Alemania pueden ser un nuevo campo de batalla entre Airbus y Boeing por conquistar el mercado de los aviones de rango medio. Lufthansa anunció que tiene planes de firmar un megacontrato para renovar su flota, y tiene en el punto de mira a dos modelos: el A320neo y el B737 MAX.

El consejero delegado de Lufthansa Carsten Spohr realizó el anuncio el martes pero no precisó la cantidad exacta de los aviones que piensan comprar. Apenas deslizó que se trata de una operación “de triple dígito”.

La decisión final llegará el año que viene. Pero según Airliner Watch los planes del grupo alemán pasa por renovar 115 unidades del A319 y unas 35 del Bombardier CRJ.

El A320neo tiene más posibilidades

El A320neo se perfila como el avión con más posibilidades. Ya Lufthansa había concretado en octubre un importante contrato por 149 unidades de este modelo, el más vendido en la historia de Airbus, y de ellos al menos 17 aviones ya fueron recibidos por el grupo alemán.

En cambio, nunca en su historia la aerolínea tuvo al B737 MAX en su flota.

La confianza de Lufthansa en Airbus fue creciendo en los últimos tiempos. Además de esa orden cabe recordar que en febrero la aerolínea se comprometió a adquirir 20 A350-900, además de una veintena de B787-Dreamliner, ambos modelos pensados para los vuelos de largo radio.

El B737 en medio de la crisis

Lo más lógico sería de que Lufthansa apostara por un avión que ya existe en su flota, lo que evitaría tener que capacitar a pilotos y tripulantes en la operatividad de un nuevo modelo de aeronave.

La crisis por los accidentes del B737 MAX le hace un flaco favor a Boeing. Este modelo no puede volar en ninguna parte del mundo hasta que se conozcan las causas de las caídas del avión de Lion Air en octubre y el de Ethiopian Airlines hace pocas semanas.

Varias aerolíneas amenazaron con cancelar sus órdenes de compra del B737 MAX, pero hasta ahora la que dio el paso fue Garuda Indonesia, que bajó el pulgar a una operación de 5.320 millones de euros para adquirir 49 aviones.

La situación es aprovechada por Airbus para promocionar su avión de rango medio, y la estrategia le dio resultado con el megacontrato firmado con el gobierno chino para adquirir 290 unidades de este modelo, además de 10 A350-900. Este acuerdo está valorado en más de 31.000 millones de euros.

Respaldo a Boeing

Pero el consejero delegado de Lufthansa, muy diplomáticamente, dio una señal de respaldo al fabricante norteamericano. “No hemos perdido nuestra confianza en Boeing”, dijo.

“Ellos han construido excelentes aviones durante décadas, y estoy seguro d que solucionarán esta crisis”, agregó.

De hecho Lufthansa fue el primer cliente del B737, cuando en 1965 compró 21 aviones del tipo B737-100. Las últimas unidades de este modelo fueron retiradas de circulación a fines de 2016.

Por Juan Pedro Chuet-Missé – Cerodosbe