Aeropuertos

Perú, Ecuador y Colombia tienen los mejores aeropuertos de América Latina, según Skytrax.

La auditora británica Skytrax destacó nuevamente a Perú, Ecuador y Colombia en el top 100 de los mejores aeropuertos del mundo para 2019. No obstante, el listado de este año dejó por fuera a Panamá dentro de los países con terminales destacadas e indicó que el aeropuerto El Dorado perdió el liderato de la región en este campo.

Para 2018, el principal aeropuerto de Colombia era considerado el mejor de América Latina al ocupar la casilla 46 del listado de Skytrax, pero en la edición de 2019 cayó siete casillas y se ubicó en la posición 53. Lo superaron el aeropuerto Jorge Chávez de Lima y el Aeropuerto Internacional de Quito, que quedaron en los puestos 47 y 49, respectivamente.

En el caso de Panamá, el Aeropuerto Internacional de Tocumen se posicionó como el quinto representante de la región en 2018 al ocupar la casilla 95 del ranking. Sin embargo, en 2019 desapareció del listado de los 100 primeros.

Para el expresidente de la Asociación de Transporte Aéreo de Colombia (Atac), Gilberto Salcedo, algunos de los factores que pudieron haber influido en la posición de El Dorado para este año tienen que ver con que el aeropuerto “todavía tiene por desarrollar otras actividades o hacerlo en una mayor medida, como sucede en otras terminales, como más comercio o más hoteles construidos por el mismo aeropuerto, pues eso aumenta el tránsito de pasajeros”.

El análisis de Skytrax, que incluye alrededor de 40 ítems, se enfocó en temas como los trámites de migración, la claridad en los mensajes de abordaje, la cortesía de los empleados y el estado de las instalaciones de los aeropuertos, entre otros.

Frente al aspecto de la presentación, Salcedo mencionó que El Dorado ha estado en intervención y ampliación permanente, factor que pudo haberle restado puntos en dicho ítem. No obstante, subrayó que estos procesos son positivos no solo porque Bogotá los necesita, sino porque también permiten evaluar hasta dónde se puede llevar la ampliación de las instalaciones para tener capacidad al 100%.

Por Sebastián Montes – La República