Aerolíneas

Azul, Latam y Gol, las aerolíneas que están en la puja por activos de Avianca Brasil.

La puja por la aerolínea Avianca Brasil ya tiene tres contendientes. Se trata de Azul Linhas Aéreas, Latam Airlines Brasil y Gol Linhas Aéreas, que ayer dieron a conocer su oferta para adquirir ciertos activos de la empresa, que solicitó protección por quiebra en diciembre del año pasado. De momento, la oferta más alta viene de Azul, que anunció su propuesta el pasado 11 de marzo y que involucra un total de US$105 millones.

Por su parte, Latam Airlines Brasil y Gol Linhas Aéreas anunciaron el interés en adquirir algunos activos. En ambos casos, se presentó una oferta de al menos US$70 millones. Mientras que la oferta de Latam será por al menos una unidad productiva independiente de los activos de la aerolínea, Gol propuso extender financiaciones post-concursales de US$5 millones y US$3 millones en los primeros días de abril, según detalló el diario Valor Económico.

Desde el pasado 11 de diciembre, la situación de Avianca Brasil se ha agudizado. Luego de declararse en bancarrota debido a los altos costos de combustible, la empresa perdió hasta 20% de su flota, cuando la empresa de leasing Aircastle recuperó 10 aviones A320 el 11 de enero. Ante este panorama, en febrero se conoció que la aerolínea estaría en conversaciones con un fondo estadounidense para recibir un préstamo de US$500 millones para evitar la bancarrota en un tribunal.

El plan de Avianca

Con las ofertas de las tres aerolíneas, Avianca Brasil procedería con la realización de una subasta de activos donde se incluirá la UPI Life Air. La compañía trasladará a esa nueva empresa hasta 28 aviones en uso por Avianca Brasil y 70 pares de derechos de aterrizajes y despegues, conocidos como ‘slots’.

De acuerdo con información de analistas, el objetivo es facilitar la venta de la nueva empresa, que no heredaría las deudas de Avianca Brasil, estimada en US$699,8 millones.

Al mismo tiempo, la empresa estadounidense de gestión de inversiones Elliott Management presentará un plan de recuperación judicial revisado para Avianca Brasil, que debe ser evaluado por los acreedores de la compañía aérea. Dicha idea prevé la constitución de siete unidades productivas aisladas que incluyen los derechos de uso de los horarios de aterrizaje y despegue de vuelos detenidos en los aeropuertos de Congonhas, Santos Dumont y Guarulhos. Estas siete unidades se pueden vender a partes diferentes.

No obstante, para la ejecución de la subasta de activos, uno de los más importantes a tener en cuenta es la marca como tal. Según destacó el director de Brand Finance para Latinoamérica, Laurence Newell, ya que “puede ser utilizado como un tema de negociación”.

En este punto el analista agregó que “cuando una empresa empieza a pasar por estragos, es importante determinar el valor desde el punto de vista de un tercero, como una empresa calificadora, para negociar su uso o su venta, incluyendo bienes físicos e intangibles. Por ejemplo, el uso de la renta de los aeropuertos, la renta de los aviones, la base de datos, entre otros”, destacó el ejecutivo.

Además de definir el valor de la marca, otra de las consideraciones que debe tener en cuenta Avianca Brasil es saber hacia donde se puede llevar la marca luego del proceso. Para el CEO de Business Data Science (Budas), David Herrera, uno de los posibles escenarios que puede seguir la aerolínea es “darle nueva vida como marca o hacer una hoja de ruta para los negocios que quieran llevar a futuro”.

Sin embargo, también podrían contemplar una eventual venta de la marca si les hacen una oferta llamativa.

La operación de Avianca Brasil es independiente de Avianca Holdings

Pese a que uno de los mayores accionistas de la empresa es Synergy Group, del empresario Germán Efromovich, la aerolínea brasilera opera de manera independiente de Avianca Holdings. De hecho, la aerolínea OceanAir utiliza comercialmente el nombre de Avianca Brasil desde 2009 gracias a un acuerdo operacional con Avianca Holdings y una licencia de uso de marca. Por dicha razón, la aerolínea brasileña no consolida estados financieros con dicha compañía, a pesar de que Efromovich también sea el dueño de esa empresa.

Por Sebastián Montes – La República