La Industria

General Electric finaliza con éxito las pruebas de los motores del 777X.

Boeing dio un paso clave para llegar a buen puerto con el B777X. El avión, que será el bimotor más grande del mundo, ya tiene sus motores listos para impulsarlo a los cielos.

General Electric terminó las pruebas de los motores GE9X que usará esta aeronave, tras realizar 50 vuelos que completaron 320 horas de tests con diversos grados de exigencia.

Siete años de trabajo

Estas pruebas se realizaron en el desierto del Mojave en un B747-400 modificado. Ahora quedará la etapa de adosar los motores a un B777X y que realice sus pruebas para comprobar la resistencia de sus materiales en el vuelo, sobre todo en condiciones extremas de frío y calor.

General Electric estuvo siete años desarrollando el motor para esta nueva aeronave. Según precisa Air Current, el tamaño de estos motores son más grande que el fuselaje de un B737:

Los tiempos se acercan

Boeing esperaba que los primeros vuelos del B777X se realicen a mediados de este año, y que pueda entrar en servicio para el 2020.

Ya Lufthansa se había comprometido a ser la aerolínea que otorgue el debut a este gigantesco bimotor, y por ello los interioristas de Boeing siguen trabajando en diseñar la cabina según las exigencias de la aerolínea alemana.

Sin embargo Emirates se perfila como el principal operador de este modelo, al anunciar que compraría 150 aviones, entre 35 del tipo B777-8 y 115 del B777-9.

La crisis inesperada

Pero la crisis del B737 MAX obligó al fabricante norteamericano a cancelar la presentación en sociedad de la aeronave, y se limitó a enseñarlo en un acto restringido a los empleados de la compañía.

Aunque el consejero delegado de Boeing Dennis Muilenburg dijo que siguen avanzando con el desarrollo de los proyectos que tienen en carpeta (además del B777X, está el posible lanzamiento del B797), reconoció que la prioridad de la compañía es solucionar los problemas de navegación del B737 MAX y levantar la prohibición de vuelo que pesa sobre este modelo.

Innovaciones tecnológicas

Los nuevos motores para el B777X forman parte de una serie de mejoras tecnológicas que presentará esta aeronave. Sus alas plegables, que innovan una idea de larga data, permitirán que la envergadura se reduzca de 71 a 65 metros, y así pueda operar en los aeropuertos (problema que afronta los A380).

Los pilotos tendrán un avanzado sistema de pantallas táctiles en la cabina de vuelo. En tanto en la cabina de pasajeros el techo cambiará de luces conforme se atraviesen los husos horarios.

Los asientos de las clases superiores presentarán un mayor tamaño, así como los maleteros serán de dimensiones más generosas. También las ventanillas serán un 16% más grandes que los actuales B777.

Tanto el B777-8 como el B777-9 tendrán cabinas con mejoras en las condiciones de humedad, temperatura, una reducción del sonido y unas pautas de iluminación que lograrán que los pasajeros estén más relajados.

Por Cerodosbe