Aerolíneas

Los retos que enfrenta Avianca tras la renuncia de Hernán Rincón.

La renuncia de Hernán Rincón, presidente de Avianca en Colombia, que estuvo en el cargo hasta el 30 de abril, y la posibilidad de que United Airlines tome el control accionario de la compañía son dos de los retos que tendrá que resolver Avianca Holdings para superar el complejo momento por el que atraviesa.

A estos dos aspectos se suman los resultados obtenidos por la compañía el año pasado, que aunque evidencian un crecimiento en los ingresos del 10,11 %, al pasar de US$4.441 millones en 2017 a US$4.890 millones al cierre de 2018, muestran una caída en sus utilidades cercana al 98%, pues fueron apenas de US$1,1 millones, luego de que en 2017 fueron de US$82 millones.

En 2018 los gastos operacionales de la compañía aumentaron 12,3%, al pasar de US$4.658 millones el año pasado a menos de US$4.148 millones en 2017; mientras que la deuda neta ajustada de la empresa fue de US$6.200 millones, por lo que se colocaron la meta para 2019 de reducirla a, por lo menos, US$5.000 millones.

El presidente de la Junta Directiva de la compañía y su mayor accionista, Germán Efromovich, ha reiterado constantemente que la aerolínea no se encuentra en crisis, aunque reconoció a diferentes medios que atraviesa un momento de ajuste y de transformación corporativa, debido, en parte, a los coletazos que se han originado en el último año producto del paro de pilotos en 2017.

Según el máximo accionista, el cese de actividades convocado por los pilotos agremiados en la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac), que duró 51 días a finales del año 2017, le costó a la compañía cerca de US$360 millones, que a la postre llevaron a la empresa a tomar una serie de decisiones e iniciar una reestructuración para no entrar en una crisis.

Otros elementos de la crisis

A las pérdidas registradas en el paro, también se suman otros resultados que estarían presionando las finanzas de la compañía, como el combustible, que solo durante el año pasado representó una cifra superior a los US$1.200 millones (más de $3 billones), siendo su más alto gasto operacional, debido en gran parte al incremento en los precios del petróleo, que en general le ha pegado a todo el sector aéreo del país.

Dentro de las decisiones, Avianca empezó a postergar las inversiones planeadas en los últimos años, aplazar el crecimiento de la compañía, hacer una revisión de rutas que no estaban siendo rentables, vender la flota Embraer, aplazar la orden de pedido que se tenía con Airbus para la entrega de 35 aeronaves A320neo entre 2020 y 2022 y cancelar la entrega de otros 17 aviones de la misma marca.

El plan también tiene contemplada la venta de su participación en empresas que no se conectan con su negocio central.

En este aspecto ya este año vendió el 50 % en Getcom y el 50 % del centro de entrenamiento para pilotos CAE. Otro negocio que está en los planes de venta es Viajes Éxito, donde saldría de cerca del 49 % de sus acciones, entre otros.

Aunque para muchos expertos esto podría suponer una crisis, para el máximo directivo de la compañía no lo es, ya que representa una estrategia adoptada por Avianca para fortalecer su posición y pasar de un modelo de crecimiento a uno que se enfoque más en la rentabilidad y la eficiencia, para tener mayor liquidez y menos apalancamiento, como lo ha dicho a diferentes medios en la última semana.

Algo en lo que concuerda el profesor de la Universidad Javeriana, Jorge Restrepo, quien consideró que “Avianca es una de las pocas aerolíneas que tiene un gran potencial de crecimiento”, gracias a que es “una compañía con costo controlado y con mercados en continuo crecimiento, muy por encima de otros mercados”, que la ayudarán a salir del complejo momento por el que pasa recientemente.

Otro aspecto que juega un papel determinante en la empresa es la caída que ha tenido en los últimos años su acción en la Bolsa de Valores de Nueva York. En el 2018 cumplió cinco años de estar cotizando. Este es uno de los mercados más importantes del mundo, del que solo hacen parte 87 compañías latinoamericanas.

Cuando la aerolínea inició, su cotización arrancó con un precio de más de US$13 y hoy, casi seis años después, su precio no pasa de los tres dólares, que equivale a una pérdida del 73 %.

Para los expertos, el bajo costo es una oportunidad para que surja un comprador en el mercado que pueda llegar a ejecutar el control de la empresa.

¿Ingresaría United?

En las últimas semanas se incrementaron los rumores sobre una posible llegada de United Airlines al control de Avianca Holdings, luego de que la propia compañía confirmara, a través de un mensaje a la Superintendencia Financiera de Colombia, que su accionista mayoritario, BRW Aviation LLC (BRW), celebró un contrato de préstamo en el que otorgó como garantía el 78,1 % de las acciones ordinarias.

“De acuerdo con información recibida de BRW, actualmente no se cumple con uno de los indicadores financieros bajo el préstamo de United y tal situación constituye un incumplimiento. La existencia de uno o varios eventos de incumplimiento da derecho a United a tomar acciones para ejecutar su garantía”, dijo Avianca, al explicar que esto podría conllevar a que tome control de la Compañía o venda el control a un tercero.

Bajo este panorama, la empresa señaló que un posible cambio de control tendría implicaciones en varios de los contratos de financiación, que “activaría el derecho para estos acreedores de solicitar un pago acelerado de nuestras obligaciones, lo que podría afectar de manera adversa nuestro desempeño financiero y operacional”.

Aunque hasta ahora Avianca Holdings no ha recibido ninguna notificación de United, en relación con su interés de hacer efectiva la garantía sobre las acciones, la compañía ya se encuentra negociando sus acuerdos de financiación para incluir a United y al Agente de Garantía como titulares permitidos bajo los distintos contratos de financiación.

Retos

Son varios los que tendrá la aerolínea en el corto, mediano y largo plazos. La contratación del nuevo CEO de la compañía, la solución al problema de United, que aunque no le corresponde, si tiene que buscar salidas para que no se vaya a afectar su desempeño financiero y operacional, así como potencializar el plan de reestructuración que se propuso.

El reemplazo de Hernán Rincón se viene trabajando desde el mismo momento en el que se anunció su salida de la compañía. Para ese momento, Avianca informó que se contrató los servicios de una firma de consultoría internacional para buscar el nuevo CEO de la compañía, y que mientras se toma una decisión, el actual vicepresidente Legal y General Counsel, Renato Covelo, estará encargado.

Aunque bajo la dirección de Rincón se realizó un proceso de reorganización empresarial y de fortalecimiento del Gobierno Corporativo; se unificó la marca Avianca en todos los países; se firmó la alianza estratégica y comercial con United Airlines y con Copa Airlines; se creó la aerolínea regional para fortalecer la conectividad, el nuevo CEO tendrá que seguir trabajando en estos aspectos.

Por Colprensa – El País

Foto: Johan S. Gomez