Aeropuertos europeos preparan medidas para levantar el vuelo tras coronavirus.

Los aeropuertos europeos están elaborando directrices para toda la industria sobre cuestiones como el examen de salud de los pasajeros para garantizar una respuesta coordinada cuando se alivien las restricciones de viaje impuestas durante la pandemia de coronavirus.

La acción se produce después de que el aeropuerto Heathrow de Londres, una de las terminales más activas del mundo, se enfrentó a las críticas de los pasajeros por la ausencia de controles de temperatura cuando Reino Unido entra en su tercera semana de cierre de emergencia en un intento por contener la enfermedad.

El aeropuerto pidió que se establezca un estándar mundial en la comprobación de salud de los pasajeros para el coronavirus, ya que la industria actualmente adopta diferentes enfoques basados ​​en la orientación de sus autoridades nacionales de salud pública.

En Reino Unido no se han instaurado controles de temperatura basados ​​en los consejos de Public Health England (PHE). La autoridad cree que la detección térmica tiene poco valor clínico y solo detecta una minoría muy pequeña de casos, principalmente porque los síntomas del covid-19 generalmente no suelen aparecer hasta entre 5 y 7 días después de la exposición al virus. En cambio, todos los vuelos a Reino Unido deben proporcionar una alerta temprana por parte del piloto de cualquier enfermedad de algún pasajero al aeropuerto y al PHE.

Sin embargo, otros países como Italia y China realizan controles de temperatura corporal.

ACI Europe, el organismo comercial para operadores aeroportuarios, indicó que esta semana que comenzó a convocar a grupos de trabajo para elaborar un conjunto de directrices que aborden los problemas de salud e higiene para cuando se reanude el transporte aéreo en todo el mundo con el fin de garantizar que haya una “armonización” entre aeropuertos.

El organismo tiene previsto finalizar estas recomendaciones para mayo. Esto se hará en coordinación con la asociación global de aeropuertos, ACI World, para crear directrices globales.

Sin embargo, Henk van Klaveren, jefe de asuntos públicos de la Asociación de Operadores de Aeropuertos, con sede en Reino Unido, dijo que era un error “asumir que los aeropuertos sin controles de temperatura son menos seguros que los que sí lo hacen”.

Los gobiernos europeos comenzaron los preparativos para relajar los cierres impuestos en gran parte del continente con la creación de comités de expertos en países como Francia, España, Bélgica y Finlandia para examinar una disminución gradual de las órdenes de quedarse en casa mientras se evita una segunda ola de infecciones.

La industria de la aviación será un frente crucial en esto. Los volúmenes de vuelos se desplomaron hasta 90 por ciento en toda Europa después de los cierres de emergencia.

Los sindicatos de la tripulación de cabina también advirtieron sobre las discrepancias en los niveles de suministro de equipos de protección personal para los empleados por parte de las aerolíneas. Si bien muchas líneas aéreas ahora proporcionan máscaras a la tripulación de cabina y a los pilotos, a menudo no exigen que su tripulación los use, según las directrices de las autoridades nacionales de salud. Una portavoz de British Airways dijo que proporcionó máscaras para toda su tripulación de vuelo, pero agregó que no era obligatorio usarlas.

El martes pasado la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por su siga en inglés) señaló que una tarea importante para la industria será adaptar las operaciones y los procesos para evitar una recaída en las infecciones.

Alexandre de Juniac, director general del organismo, dijo que también planea iniciar conversaciones con los gobiernos sobre las condiciones necesarias para volver a volar de manera segura. Esto puede incluir normas sobre distanciamiento social, medidas de seguridad y controles de revisión para reabrir las fronteras cerradas.

“No esperamos reiniciar la misma industria que cerramos hace unas semanas, pero los procesos de la industria tendrán que adaptarse. Debemos seguir con este trabajo rápidamente”, advirtió De Juniac.

Por Robert Wright y Tanya Powley – Financial Times, Milenio