Investigación involucra a general ruso con derribo del avión de Malasia Airlines en Ucrania.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Un general ruso del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, antiguo KGB) ha sido identificado como una figura presuntamente clave en el derribo del vuelo MH17 en julio de 2014 en el este de Ucrania con 298 personas a bordo, según una investigación del portal Bellingcat y sus colegas rusos de The Insider.

De acuerdo a sus pesquisas, se trataría del general Andréi Burlaka, el más alto cargo de Rusia identificado hasta ahora como persona de interés en la investigación penal que se lleva a cabo por el derribo.

En noviembre pasado el Equipo Internacional de Investigación Conjunta (JIT) liderado por Holanda publicó 23 interceptaciones de conversaciones telefónicas que tuvieron lugar diariamente durante las semanas previas al derribo del Boeing 777 de Malaysia Airlines entre funcionarios rusos de alto nivel y los rebeldes prorrusos.

De acuerdo con la JIT, el apoyo a los separatistas fue administrativo, financiero y militar, según estas conversaciones.

En varias conversaciones se nombra a un hombre llamado «Vladímir Ivánovich», que, de acuerdo con Bellingcat, tenía que ser una persona con un alto cargo, esencial para supervisar el movimiento de armas desde Rusia a Ucrania y para autorizar el traslado de la lanzadera del misil Buk que derribó el MH17.

Esa persona sería Burlaka, según la investigación, general que trabaja como jefe del Personal Operativo del Servicio Fronterizo del FSB, y es el adjunto del jefe del Servicio Fronterizo del FSB, según la investigación.

Este último a su vez es el número dos del jefe del FSB, Alexander Bórtnikov, lo que «convierte a Andréi Burlaka en uno de los funcionarios de mayor rango en el FSB», señala.

El general ocupaba este mismo puesto en el momento del derribo del MH17 y, según la investigación, fue el «mando más alto del servicio de seguridad ruso en supervisar la coordinación entre Moscú y los militantes aparentemente independientes en el Donbás».

Según una conversación filtrada entre separatistas y Burlaka, afirma Bellingcat, éste fue «la máxima autoridad para brindar ayuda» desde Moscú a los combatientes en el este de Ucrania, trabajando desde Rostov a principios de julio de 2014.

Las llamadas publicadas por el JIT reflejan que el general fue el contacto directo de líderes de la autoproclamada república separatista de Donetsk en el momento del derribo del MH17, afirma el portal de investigación.

En una de las conversaciones, agrega Bellingcat, el entonces jefe del gobierno de Donetsk, Alexandr Borodái, pidió asistencia directa a Burlanka en forma de apoyo con helicópteros rusos en una batalla cerca de una ciudad en la frontera.

En otra llamada entre separatistas, uno afirma que «el hombre del FSB basado en Rostov» fue elegido por el ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigú, como la persona que decide «quién recibe qué» del Ejército ruso.

Tres rusos y un ucraniano están siendo juzgados desde marzo en Holanda, pero ninguno de ellos se ha presentado en el tribunal para defenderse, ni escuchar las acusaciones, y tampoco se espera que lo hagan en el futuro.

Solo uno de los rusos ha optado por reconocer de alguna manera al tribunal, enviando a dos abogados para defender su inocencia ante las acusaciones de la Fiscalía, pero el resto serán juzgados en rebeldía y sin representante legal.

Por EFE