Airbus prepara la alfombra roja para el heredero del A320.

Francia ve en la crisis una oportunidad, y piensa aprovechar la parálisis por el coronavirus para catapultar su industria aeroespacial. El gobierno de Emmanuel Macron anunció que destinará 15.000 millones de euros en ayudas para el sector, de los cuales una décima parte se destinará para desarrollar un nuevo avión que sea neutral en emisiones.

El gobierno francés se compromete a invertir 1.500 millones en desarrollar un avión que pueda ser híbrido o usar hidrógeno en vez de combustibles fósiles.

El plan no es nuevo, de hecho la hoja de ruta original contemplaba contar con una aeronave ‘verde’ hacia el 2050; pero el Elíseo quiere acelerar los planes y tomar la delantera frente a las industrias de EEUU y China.

La idea es que para el 2026 o 2028 Airbus desarrolle un modelo que tome el relevo del A320, el avión más exitoso del consorcio europeo, y que sea un 30% más eficiente que el actual.

Y entre 2033 y 2035 se espera lograr “un avión neutro en carbono”, diez años antes de lo que estaba previsto, destacó la ministra de la Transición Ecológica, Elisabeth Borne.

Airbus planeaba contar con un sucesor del A320 para el 2030. Este modelo de pasillo único se presentó en 1984, y a pesar de las actualizaciones como las versiones Ceo y Neo, desde hace dos años que en los cuarteles generales se habla de que es hora de tener un relevo fabricado desde cero.

Además el gobierno francés insta a los ingenieros de Airbus que desarrollen un nuevo tipo de avión para vuelos regionales antes de que termine la década, y que también use otros tipos de combustible como el hidrógeno para volar.

Por Cerodosbe

24 Shares: