Jefe de la FAA reconoce que la agencia y Boeing cometieron errores en el 737 MAX.

El jefe de la Administración Federal de Aviación (FAA), Steve Dickson, reconoció este miércoles que Boeing y la Agencia de Seguridad Aérea de EE.UU. cometieron errores en el desarrollo del 737 MAX.

Durante un intercambio particularmente tenso en una audiencia del comité de Comercio del Senado sobre la certificación de aviones, el senador Ted Cruz acusó a Dickson de hablar en voz pasiva como una forma de “evitar la responsabilidad” después de que Dickson le dijera que “se cometieron errores”.

“Así que los desconocidos cometieron errores no especificados para los que no hubo repercusiones”, dijo Cruz. “¿Qué errores se cometieron y quién los cometió?”

Después de una pausa, Dickson dijo: “El fabricante cometió errores y la FAA cometió errores en su supervisión. Las implicaciones totales del sistema de control de vuelo no se entendieron cuando se hicieron los cambios de diseño”.

Durante más de un año, los investigadores del Congreso han buscado documentos y entrevistas con funcionarios de la FAA para arrojar más luz sobre la certificación del 737 MAX y los principales sistemas de seguridad, incluido el llamado sistema de control de vuelo del MCAS.

Otros senadores dijeron en la audiencia que la agencia estaba “obstruyendo” su investigación sobre el desarrollo del 737 MAX, y comentaron que la FAA era como “un perro viendo la televisión” cuando se trataba de vigilar el trabajo de Boeing.

“Este registro de retraso y falta de respuesta muestra claramente, en el mejor de los casos, una falta de voluntad de cooperar”, dijo el senador Roger Wicker a Dickson en la audiencia. “Su equipo en la FAA ha intentado deliberadamente mantenernos en la oscuridad.”

Dickson le dijo a Wicker que estaba “totalmente comprometido con el proceso de supervisión”.

“Creo que es inexacto presentar a la agencia como no receptiva”, dijo Dickson, señalando su cooperación en múltiples investigaciones. “Todavía hay trabajo en curso”.

La audiencia se produjo un día después de que Wicker y Maria Cantwell, demócratas de alto rango en el comité, introdujeron una ley bipartidista que fortalecería la supervisión de la FAA sobre la forma en que Boeing diseña las aeronaves.

La propuesta marca el paso más significativo hacia las reformas tras los accidentes del 737 MAX de 2018 y 2019 en Indonesia y Etiopía, que mataron a 346 personas en un lapso de cinco meses y desencadenaron investigaciones sobre cómo Boeing y la FAA determinan que las aeronaves cumplen los requisitos de seguridad.

Boeing no ha conseguido la aprobación de las autoridades para devolver el 737 MAX al servicio comercial desde que el avión fue puesto en tierra en todo el mundo en marzo de 2019, sumiendo al fabricante con sede en Chicago en una crisis que se ha agravado por la pandemia de COVID-19.

La Ley de Reforma de la Seguridad y Certificación de Aeronaves de 2020, introducida el martes, daría a la agencia nueva autoridad para contratar o remover a los empleados de Boeing que realizan tareas de certificación de la FAA, y otorgaría nuevas protecciones de denunciantes a los empleados, entre otras disposiciones.

Al principio de la audiencia, Dickson le dijo a Cantwell que no creía que aumentara la seguridad del proceso si la FAA nombraba a los empleados de certificación por sí misma, pero accedió a examinar la propuesta del Senado.

“Esos recursos adicionales serían muy útiles”, dijo, refiriéndose a otra disposición del proyecto de ley que autorizaría 150 millones de dólares en un plazo de 10 años para la nueva capacitación de la FAA y para contratar personal especializado para elaborar normas técnicas para nuevas tecnologías y operaciones.

Por David Shepardson, Eric M. Johnson – Reuters

9 Shares: