La FAA finaliza la directiva de inspección de los aviones Boeing 737 MAX.

La Administración Federal de Aviación (FAA) finalizó este miércoles una directiva que exige a las aerolíneas completar las inspecciones de un componente clave que podría hacer a los aviones Boeing 737 MAX vulnerables a las interferencias de los transmisores de radiofrecuencia de alta potencia antes de volver al servicio.

Boeing emitió en diciembre un boletín de servicio que reveló los procedimientos para las inspecciones detalladas y las reparaciones o el reemplazo, si fuera necesario, de los paneles en la parte superior de la carcasa del motor que podrían no asegurar un blindaje adecuado del cableado subyacente. La FAA propuso una directiva de aeronavegabilidad en febrero para ordenar inspecciones. El 737 MAX, el avión más vendido de Boeing, ha estado en tierra desde marzo de 2019 después de que los accidentes en Indonesia y Etiopía mataran a 346 personas.

Por Reuters