Por qué las aerolíneas limitarán el uso del baño en aviones.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Ryanair en muchas ocasiones fue noticia por ideas extravagantes como sugerir que haya pasajeros viajando de pie o que haya un solo piloto a bordo. Pero una de sus propuestas en torno al Covid-19, como es prohibir las filas para ir al baño, fue recogida por el organismo de la ONU que asesora sobre la aviación civil.

La Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI) presentó una serie de medidas para garantizar la seguridad en los vuelos frente a la pandemia. Muchas de ellas ya habían sido anunciadas por las aerolíneas, pero la idea es que haya un marco común para evitar que algunas tengan políticas muy estrictas y otras más relajadas.

Entre estas medidas llama la atención la propuesta para regular el uso de los lavabos, teniendo en cuenta que estos espacios, de un tamaño pequeño y con muchos puntos que los pasajeros tocan con las manos, son un potencial riesgo de propagación de gérmenes.

La OACI sugiere que los tripulantes tengan un lavabo exclusivo para ellos, ya que son el grupo con más riesgo de exposición.

En cuanto al resto de los pasajeros, propone que la concurrencia al lavabo se organice de acuerdo al sitio donde uno está sentado. O sea, si uno se encuentra en las últimas filas no estaría autorizado a usar el baño de la parte delantera.

En un A320, avión que se usa en vuelos que pueden durar hasta más de cuatro horas, sus 140 pasajeros tendrán que acostumbrarse a usar solo dos lavabos, si es que el tercero queda reservado para los tripulantes. O sea, uno cada 70 personas.

En el caso de los aviones de doble pasillo, descartando el que usará la tripulación, el ratio sería de un lavabo cada 58 a 37 pasajeros, como el A350-1000, que ofrecería nueve para unos 330 viajeros; el A330 con cinco para 290 o el B787 con siete para 216 viajeros.

Por Cerodosbe