La aerolínea israelí El Al cancela todos los vuelos hasta nuevo aviso.

La aerolínea nacional israelí El Al ha suspendido sus vuelos por completo, cancelando dos vuelos de pasajeros y cuatro de carga que estaban programados para este miércoles, informó el diario Globes, después de que las conversaciones laborales entre pilotos y la compañía no dieran frutos.

Las tensiones en la aerolínea han sido altas después de que redujo la gran mayoría de su fuerza de trabajo y se sumergió en los fondos de pensiones para mantenerse a flote en medio de la crisis del coronavirus. La compañía está buscando un rescate del gobierno para salvarse de la insolvencia y el colapso.

Según la página web de noticias de Ynet, los vuelos de este miércoles fueron cancelados después de que las negociaciones entre el representante del comité de pilotos Nir Reuveni y el director general de la aerolínea Gonen Usishkin terminaran sin resolución el martes por la noche.

Reuveni dijo que El Al no estaba cumpliendo con los acuerdos laborales hechos con los pilotos durante la pandemia de coronavirus y que la gerencia de la aerolínea era “incapaz de llegar a acuerdos con los empleados, rechaza la generosa oferta de financiamiento [del gobierno] y es incompetente de dirigir la compañía en este momento”.

Los pilotos se negaron entonces a formar parte del personal de los vuelos del miércoles y, según se informa, la dirección de la aerolínea respondió que, si no volaban, serían transferidos a otros puestos activos en la empresa, por lo que muchos de ellos tendrían que ser cesados.

El diario financiero Globes informó de que Usishkin ordenó entonces a todos los aviones que volvieran a Israel, incluso a los que estaban en tierra en medio de una ruta de múltiples paradas. El periódico dijo que el movimiento era un paso hacia un cierre total de las operaciones.

“La compañía no puede seguir sangrando y ha llegado a la conclusión de que es mejor detener las operaciones que perder dinero”, dijo a Globes un funcionario del sindicato Histadrut.

La aerolínea ha prolongado la suspensión de los vuelos comerciales programados hasta finales de julio, pero ha dicho que seguirá utilizando sus aviones para vuelos de carga y de pasajeros ocasionalmente.

La empresa ha puesto el 80% de sus 6.303 trabajadores con licencia sin sueldo, ha recortado los salarios de los directivos en un 20%, ha detenido las inversiones y ha firmado acuerdos para la venta y el arrendamiento de tres Boeing 737-800.

La empresa también debe unos 350 millones de dólares a los pasajeros cuyos vuelos fueron cancelados debido a la pandemia.

El Ministerio de Finanzas dijo el mes pasado en un correo electrónico a The Times of Israel que, a la luz de las necesidades geopolíticas y de seguridad de Israel, la clase política cree que debe mantenerse una industria de la aviación israelí sostenible.

La propuesta del ministerio, que ahora está a la espera de la aprobación de la junta de El Al, ofrece un paquete de rescate de 400 millones de dólares, que consiste en préstamos respaldados por el gobierno por un total de 250 millones de dólares con garantías para el 75% del préstamo, en caso de que la empresa incumpla; una oferta de acciones en la Bolsa de Valores de Tel Aviv para recaudar 150 millones de dólares para ayudar a apuntalar el capital de la empresa, que tiene más de 2.000 millones de dólares de deuda neta; y medidas de eficiencia, incluyendo el despido de 2.000 trabajadores.

Por Israel Noticias

Foto: Aero Icarus/ Wikimedia