Airbus sigue adelante con el desarrollo del A321XLR, lo ve inmune a la caída de los viajes.

Airbus está acelerando el desarrollo de la nueva variante de A321, el A321XLR, vertiendo más recursos, incluso mientras retira el gasto en otros proyectos para ahorrar dinero.

El avión, apodado XLR por “Xtra-Long-Range”, sería la versión de mayor alcance hasta ahora de la familia A320, la más vendida de Airbus. Hasta ahora acumula más de 450 pedidos desde su lanzamiento el año pasado, y el fabricante europeo lo considera resistente al colapso histórico de la demanda de aviones provocado por el coronavirus.

El modelo ha demostrado ser atractivo para los transportistas deseosos de volar más lejos con la economía de un avión de pasillo único, y ahora tiene 24 clientes, entre los que se encuentran American Airlines Group, JetBlue Airways y United Airlines Holdings. Su alcance de 4.700 millas náuticas es un 15% más que el actual A321LR.

El objetivo es asegurar que el XLR entre en servicio a tiempo en 2023. El Director General de Airbus, Guillaume Faury, ha identificado el nuevo modelo como uno que puede ayudar a la compañía a superar la caída de la demanda que probablemente pesará sobre la producción de aviones de un solo pasillo hasta el 2022, diciendo en abril que el XLR “será un avión fantástico cuando salgamos de la crisis”.

Más recursos

Mientras que se ha retraído de las inversiones, Airbus ha añadido recursos al A321XLR, incluyendo la asignación de más ingenieros, según personas familiarizadas con el tema, que pidieron no ser nombrados discutiendo decisiones internas.

Airbus dijo que el A321XLR es “un proyecto prioritario que no se detiene en la situación actual sino que se acelera a toda velocidad”.

Volar entre ciudades como Londres – Miami y Roma – Nueva York son factibles con el XLR, según Airbus. Las aerolíneas, incluyendo la irlandesa Aer Lingus, una unidad de IAG, lo han pedido teniendo en cuenta los servicios transatlánticos.

“Va a ser un asesino de categoría”, dijo Sash Tusa, un analista de Agency Partners en Londres. “Va a dominar la demanda de medio recorrido durante probablemente tres a cinco años saliendo de la crisis”.

Fuerte demanda

El avión está en una posición particularmente fuerte después de que su rival Boeing optó por no comprometerse con un nuevo avión de tamaño medio para reemplazar su descontinuado 757, el avión cuyo nicho de mercado llenará ahora el A321XLR.

Con la compañía estadounidense preocupada por intentar que su 737 Max vuelva a volar después de dos accidentes mortales, el XLR no tiene rival actual. United dijo en diciembre que usaría el XLR para reemplazar a los 757-200 en rutas transcontinentales claves.

Un inconveniente para Airbus y Boeing cuando los aviones de pasillo único vuelan más lejos es que han disminuido la demanda de aviones más grandes que normalmente tienen mayores márgenes de beneficio. Ambas compañías ya habían reducido la producción de aviones de fuselaje ancho antes de que el virus atacara, y han retrocedido más desde entonces.

El complejo diseño también presenta un riesgo para la rentabilidad, después de que Airbus se enfrentara a una serie de opciones de personalización de la cabina del A321XLR, dijo Tusa.

El A321XLR tiene importantes pedidos de aerolíneas asiáticas de bajo costo, incluyendo AirAsiaX, que están siendo exprimidas por el brote de Covid-19.

Por Siddharth Vikram Philip y Charlotte Ryan – Bloomberg