British Airways cuenta con 8.000 millones de liquidez para afrontar la crisis a medio plazo sin despidos.

La aerolínea British Airways (BA) tendría “liquidez suficiente” para hacer frente a esta crisis económica a medio plazo ya que por su tamaño tiene “fácil acceso” a financiación de inversores, mercados de deuda y acciones en caso de necesitarlo, según un informe elaborado por el economista Iñigo Puell que asegura que la aerolínea, perteneciente al grupo IAG, fue altamente rentable en 2019 con el número actual de empleados.

El economista considera que BA es una compañía solvente con gran liquidez y capacidad financiera que es capaz de superar este reto “sin restructuraciones dramáticas ni despidos traumáticos”.

El informe, dato a conocer por Unite, el sindicato más grande de Gran Bretaña e Irlanda, indica que el beneficio operativo de la compañía en 2019 fue “impresionante”, de 960 millones de euros.

Así subraya que BA distribuyó un total de 1.276 millones de euros a IAG durante 2018 y 2019. Por su parte, IAG distribuyó 1.934,9 millones de euros en dividendos y recompras a sus accionistas. Así, las ganancias de British Airways son más altas que los de rivales como Lufthansa y Air France-KLM.

Antes de la crisis de la COVID-19, British Airways “era una empresa en crecimiento, rentable, con sólido balance, y una posición de mercado privilegiada”, según explica el economista, que asegura que la aerolínea era “altamente rentable” con el número actual de empleados, principalmente debido a las lucrativas franjas horarias en Heathrow y Gatwick”, que la convirtieron en la principal aerolínea de Reino Unido y la tercera a nivel mundial.

BALANCE SÓLIDO DE LA AEROLÍNEA

Puell indica que British Airways es solvente, con unas reservas y depósitos de efectivo de 2.860 millones de euros y un capital social de 6.380 millones en 2019, cuando la liquidez permitía cubrir los gastos durante 7 meses y medio.

Según sus cálculos los datos del primer semestre de 2020 indican que la aerolínea dispone de un fondo de comercio de 2.730 millones de euros, 2,5 veces el gasto sufrido durante la primera parte de la pandemia.

El análisis sugiere además que el 55% del total de pérdidas de British Airways durante el segundo semestre de 2019 pertenece a partidas de combustible, “fruto de una mala gestión”.

El economista considera “inapropiado” que la mano de obra tenga que pagar por la mala gestión de IAG sobre los contratos de combustible y cree que deben financiar la deuda. Así indica que los gastos de mano de obra no son el mayor coste de BA sino el combustible, que en 2019 representó el 28% de los costes totales, los gastos de los trabajadores fueron solo del 22%.

El economista asegura que British Airways tiene 8.000 millones de euros de efectivo para afrontar la crisis pero, además, IAG ha accedido a 330 millones de euros de la Línea de Financiación Corporativa de Coronavirus del Reino Unido y a 1010 millones de crédito con garantía del Instituto de Crédito Oficial (ICO) en España.

Puell recuerda que, además, IAG solicitará una ampliación de capital de 2.000 millones de euros en su junta de accionistas de septiembre, a la que acudirán sus accionistas cataríes.

LA COMPRA DE AIR EUROPA INCREMENTA EL RIESGO

Sobre la propuesta de compra de Air Europa por IAG, el informe apunta que “no tiene ningún sentido porque IAG incrementa el riesgo al adquirir una entidad con problemas financieros serios y pone en peligro las operaciones de BA en los slots más rentables de Heathrow y Gatwick, con una valoración de alrededor de 830,5 millones de euros”.

Por EuropaPress