La aerolínea JetSmart ve oportunidades en América Latina ante crisis de covid.

La aerolínea de ultra bajo costo JetSmart Airlines está acelerando los planes para expandirse en América del Sur, a medida que las aerolíneas más grandes de la región ceden terreno luego de ser forzadas a la bancarrota por el colapso de los viajes ante el covid-19.

Propiedad de la firma de capital privado Indigo Partners LLC, del magnate Bill Franke y que también tiene una participación mayoritaria en Frontier Airlines, JetSmart lanzará una aerolínea peruana a principios del próximo año y un negocio de carga en unos meses. La aerolínea también está considerando un posible traslado a Brasil y Colombia, dependiendo de cómo la pandemia afecte a la industria, dijo su director ejecutivo, Estuardo Ortíz.

“Estamos planeando acelerar nuestra expansión en función de cómo se recupere el mercado y estamos en una buena posición para hacerlo. Indigo Partners y todos nuestros proveedores estratégicos continúan apoyando a la aerolínea”, dijo en una entrevista telefónica. “Esta situación no tiene precedentes. Cambiará la forma en que se estructura la competencia y el mercado”.

La caída global de los viajes ha diezmado la industria de las aerolíneas en América Latina, con una caída del tráfico del 91% en junio en comparación con el año anterior, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, IATA. Mientras que otras regiones han reabierto aeropuertos y permitido que se reanuden los vuelos, los gobiernos latinoamericanos han mantenido en gran medida las fronteras cerradas a medida que el virus continúa propagándose, convirtiendo a la región en un epicentro mundial del covid.

“América Latina será, con mucho, la región que ha tenido la mayor cantidad de restricciones y cierres de fronteras que cualquier otra región del mundo”, dijo Peter Cerda, vicepresidente regional de IATA para América en una conferencia de prensa el jueves. A nivel mundial, la organización no espera que la demanda se recupere a los niveles de 2019 hasta 2024.

La recesión obligó a dos de las aerolíneas más grandes de Sudamérica, Latam Airlines Group SA y Avianca Holdings SA, a buscar protección por bancarrota en EE.UU. y reducir las operaciones: Latam salió de Argentina y Avianca de Perú.

JetSmart, que opera principalmente en Chile y Argentina, está negociando contratos y ajustando su plan de flota, incluida la entrega de aviones Airbus, durante los próximos dos años. Ortíz prevé que entre el 75% y el 80% de la demanda regrese a fines de 2021.

La aerolínea comenzará a operar en Perú en el primer semestre del próximo año con dos o tres aviones. Antes de la pandemia, esperaba comenzar a operar en Colombia y Brasil dentro de dos o tres años. Pero la aerolínea está posicionada para acelerar los planes, dijo Ortíz.

“Adoptamos una visión a largo plazo de lo que tomaría y del capital que requiere”, dijo. “El covid-19 podría, a largo plazo, proporcionar una oportunidad para JetSmart, ya que podría abrir rutas y aeropuertos”.

Por BloombergLa República