¿Cómo los atentados a las Torres Gemelas influyeron en la industria aérea?

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Según estimaciones realizadas por la revista Newsweek, los atentados a las Torres Gemelas de Nueva York, ocurridos el 11 de septiembre de 2001, hicieron que los aeropuertos del mundo se replantearan su seguridad hasta entonces. El medio da cuenta que, solo en Estados Unidos, los costos en esta materia han ascendido a más de US$ 100 mil millones. 

Es así como desde que fue fuertemente golpeado por estos atentados, dicho país debió reforzar el número de empleados encargados de la seguridad de sus aeropuertos. Por ejemplo, la revista cita al Departamento de Seguridad y Transporte (TSA), el cual contrató a fines del 2002, a 56 mil personas para la seguridad de pasajeros y el chequeo de equipajes. Asimismo no se permitió que compañías privadas se encargaran de ese tema. 
Por otro lado, se buscó mejorar la tecnología utilizada en materia de revisión de equipajes y pasajeros. Se estableció como requisito obligatorio que los aeropuertos tuvieran máquinas especiales para detectar materiales peligrosos. Como reglamento se instituyó que todas las terminales de EE.UU., debían tener una máquina de Explosives Trace Detention (ETD), aparato electrónico especializado en rastrear explosivos. 
Los atentados del llamado 11/9, provocaron una especie de pánico generalizado entre los viajeros del mundo. La gente no se atrevía a volar por temor a sufrir algún atentado terrorista. Esto generó graves consecuencias para las aerolíneas que ante la drástica reducción en la demanda de vuelos comerciales, y el automático incremento hasta de 300% en el precio de las pólizas de seguros, tuvieron que recortar rutas, frecuencias de vuelos y reducir hasta el número sus trabajadores. 
Y como un dominó, comenzó a golpear al mundo entero. Estados Unidos cerró cualquier llegada o salida de vuelos al país; Canadá también ordenó el cierre de todos sus aeropuertos; en España, el gobierno extremó las medidas de seguridad en las pistas aéreas; y Rusia canceló todos los vuelos hacia y desde Estados Unidos. Por su parte Boeing y Airbus, los dos fabricantes más grandes de aviones del planeta, también tuvieron que modificar sus planes y estrategias de negocios. 
Se estima, según cuenta el medio el Informador de México, que las multimillonarias pérdidas dejadas en la industria aérea, solo son superadas por la crisis petrolera de los 70. Aunque también da cuenta que solo afecto a la aviación entre el 2000 y 2002, ya que el 2004 se recuperó de manera importante hasta llegar al auge en 2008, período donde más viajes se han registrado. 
Hoy, mirando hacia atrás, podemos ver cómo la industria aérea supo pararse y volver a otorgar seguridad a los pasajeros. De hecho la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), afirmó hace pocos días, que la industria de la aviación es hoy más segura que hace una década. La explicación está en la reestructuración realizada desde el 2001, dejando a las líneas aéreas más ágiles y más resistentes frente a futuras crisis.
Fuente: http://aerolatinnews.com