Los tripulantes de cabina y el personal de tierra de iberia deciden esta semana si también van a la huelga.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Iberia afronta otra semana complicada por el rechazo de sus más de 20.000 empleados a la creación de la filial de bajo coste Iberia Express ya que tanto el personal de tierra como los tripulantes de cabina (TCP) decidirán si van a la huelga, algo que ya han hecho los pilotos hasta en cuatro ocasiones y volverán a hacer los días 25, 27 y 30 de enero.

 

En concreto, en sus órganos sindicales de representación, los trabajadores de tierra y los TCP votarán si convocan huelga indefinida de 24 horas todos los lunes y viernes a partir del 3 de febrero.

Primero se reunirá el Comité Intercentros (órgano unitario de representación de los trabajadores de Tierra), que lo hará el martes 17, y luego, el viernes, el Comité de Vuelo, en el que están representados los TCP y los pilotos.

Ambos colectivos piden a Iberia la extensión de los actuales acuerdos de garantía de mantenimiento de empleo, por causa de la creación de Iberia Express, hasta el 31 de diciembre de 2015.

En este sentido, explican que las afirmaciones de Iberia de que las actuales garantías de empleo forman parte de los convenios de Tierra y TCP en vigor no se corresponden a la realidad ya que dichos acuerdos, con efectividad hasta 31 de diciembre de 2012, son pactos fuera de los convenios para afrontar las eventuales consecuencias de una Iberia Express externa de hasta 17 aviones y no de 40, como prevé la compañía.

Su posición no es tan radical como la del sindicato de pilotos Sepla que se opone a la creación de Iberia Express porque, según su punto de vista, es ilegal al vulnerar su convenio colectivo. Además, defiende que operar esas rutas dentro de la compañía resultaría más barato, ya que en ese caso los pilotos aceptarían importantes rebajas salariales.

Por su parte, la compañía mantiene que la creación de Iberia Express es innegociable y asegura que ningún empleado de Iberia va a ver alteradas sus condiciones laborales o salariales por Iberia Express.

En el caso de los trabajadores de tierra y los TCP, Iberia no se opone a dar esas garantías de empleo hasta 2015, pero pide contrapartidas para extender dichas garantías durante un periodo de tiempo adicional».

Fuente: http://www.eleconomista.es