Problemas con Aerocivil dificultan llegada de Turkish Airlines a Colombia.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Dentro de su plan para buscar más destinos, la aerolínea turca decidió incluir una nueva ruta entre Estambul y Bogotá con escala en Caracas. Lo de Caracas es para que la ruta sea más rentable y los aviones puedan abastecerse de combustible. 

En su plan inicial, la aerolínea debería iniciar sus operaciones en Colombia en junio. Esa decisión fue tomada e informada a los inversionistas, a quienes se les dijo que el inicio de las operaciones dependía de la disponibilidad de aviones y de la obtención de permisos por parte del gobierno de Colombia.

Y en ese aspecto de la consecución de los permisos es donde han estado los inconvenientes de Turkish Airlines, que no ha podido hacer el anuncio oficial. El Embajador de Turquía en Colombia, Engin Yürür, ha entrado a mediar el tema pues aparentemente es en la Aeronáutica Civil donde tienen represado el proceso, y tanto los ejecutivos de la aerolínea como el Embajador han mostrado su afán por iniciar la ruta, pero dicen que la Aerocivil no ha sido tan rápida con el tema y que conseguir una cita con el doctor Santiago Castro, el director de la Aerocivil, no es sencillo. De la rapidez de la Aerocivil depende al final la fecha de inicio de los vuelos.

Desde 2006 Turquía identificó las relaciones con América Latina como fundamentales. En 2010 ese país abrió su Embajada en Colombia y en 2011 el presidente Santos hizo lo mismo. El año pasado fue eliminada la visa de colombianos a Turquía y eso es fundamental porque la estrategia es posicionar a Estambul como un posible centro de conexiones de colombianos a través de la aerolínea hacia destinos en el Medio Oriente, África y Asia.

Para terminar, vale la pena decir que Turkish Airlines es la aerolínea que más destinos tiene en el mundo: vuela a más de 200 en 90 países con sus 211 aviones. En 2012 transportó 39 millones de pasajeros, tuvo ingresos por 8.300 millones de dólares y ganancias por más de 630 millones de dólares.
 

Juan Fernández, periodista de El Espectador.
Fuente: http://www.bluradio.com