EEUU bloquea la fusión entre American Airlines y US Airways.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha sorprendido hoy al mercado con su oposición a la fusión entre American Airlines y US Airways. El organismo considera que la unión de ambas compañías dañaría la competencia y supondría un incremento de los precios para los consumidores.
Estas pegas, citadas hoy por los principales medios de comunicación de Estados Unidos, darían al traste con una operación que iba a dar lugar a la mayor aerolínea del mundo por encima de United Continental. 
La noticia ha provocado una reacción inmediata en los mercados. Los títulos de US Airways cerraron con una caída de un 13% en Wall Street, y la tendencia bajista golpeó también al resto de compañías del sector: United Continental pierde casi un 7% y Delta Air Lines, cerca del 8%. 
El Departamento de Justicia cree que bloqueando esta operación obliga a US Airways a ofrecer mejores tarifas para los consumidores, según informa la agencia Bloomberg. 
Esta oposición supone un giro en la política del Departamento de Justicia, que ha permitido la fusión de seis aerolíneas con problemas económicos en los últimos cinco años, entre ellas la compra de Northwest Airlines por Delta Air Lines o la unión entre United Airlines y Continental Airlines. 
Fusión 
AMR, matriz de American, y US Airways llegaron a un acuerdo para la fusión de las aerolíneas el pasado mes de febrero. Además, la operación fue aprobada, con condiciones, por la Comisión Europea a principios de agosto. 
La oposición del Departamento de Justicia es un duro golpe para ambas compañías. US Airways no podría formar parte de la mayor aerolínea del mundo, mientras que American perdería su mejor baza para abandonar el concurso de acreedores en el que se encuentra desde noviembre de 2011. 
El pasado 1 de agosto, AMR consiguió el respaldo de los acreedores a su plan para salir de esta situación, un proyecto cuyo pilar fundamental era el ahorro de costes previsto en una fusión valorada en 11.000 millones de dólares y en la que los acreedores, accionistas y empleados de AMR controlarían un 72% del capital.