Autoridades Australianas investigan pérdida de distancia entre dos aviones de Qantas.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Según protocolos de seguridad en el transporte aéreo -comenta The Australian-, las distancias entre aeronaves en movimiento debe ser más de 300 metros en vertical y a más de 9200 metros en horizontal, distancias que no se cumplieron en los vuelos QF581 y QF576 de Qantas en el aeropuerto de Adelaida, Australia.

Por tal motivo, la Oficina de  Seguridad de Transporte Australiana (TCAS) está investigando el hecho, por el cual ha pedido las grabaciones de conversaciones entre los pilotos y Torre de Control, al igual que los datos del radar durante el «encuentro» entre ambas aeronaves.
El diario informó que el vuelo QF581 que cubría la ruta Sidney-Perth volaba a 38 mil pies de altura (11’580 metros), mientras el QF576 de la ruta Perth-Sidney estaba a 39 mil pies de altura (11’880 metros). El primer vuelo, entonces, pidió un cambio en la altitud del vuelo, ascendiendo a 40 mil pies (12’190 metros), momento en que la alarma anticolisión recién encendió.