Las aerolíneas ganarán 18.000 millones en 2014, casi un 70% más, según la IATA.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Las aerolíneas ganarán 18.000 millones de dólares (13.221 millones de euros) en 2014, un 69,8% más que en el ejercicio de 2013, cuando registraron un beneficio neto de 10.600 millones de dólares (7.785,9 millones de euros), según la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA).

La IATA, que aglutina el 90% del tráfico aéreo mundial, reduce así en un 3,7% sus estimaciones realizadas en marzo cuando cifró en 18.700 millones de dólares (13.735 millones de euros) las ganancias del sector para este año.
Pese a esta rebaja, de unos 700 millones de dólares  (unos 514  millones de euros), el sector prevé cerrar el año con una mejora de rentabilidad, con dos años consecutivos de crecimiento.
La patronal atribuye este descenso en las previsiones al deterioro del entorno económico sufrido desde marzo, con un lento avance del comercio mundial y una caída de la confianza empresarial relacionada con el crecimiento económico en China y «varios riesgos geopolíticos».
No obstante, prevé que las aerolíneas transporten más de 3.300 millones de pasajeros este año, «beneficiados» por la ampliación de la red global y la reducción del 3,5% en las tarifas, excluida la inflación.    
Por contra, prevé que la factura por combustible sea 70,6 veces superior a la estimada marzo, al alcanzar los 212.000 millones de dólares (155.718 millones de euros) este año, frente a los 3.000 millones de dólares (2.203 millones de euros) estimados, aunque asegura que el precio del petróleo se mantendrá «estable».   
El consejero delegado del organismo, Tony Tyler, ha especificado que el margen de beneficio será sólo del 2,4%, lo que supondría un ingreso de 5,42 dólares (3,9 euros) por pasajero transportado, debido en parte a los altos impuestos y la escasa rentabilidad de las compañías aéreas.
SOLICITA MENOS CARGA TRIBUTARIA.
En este sentido, señaló un «desfase» entre el valor que aporta esta industria a las economías y «las recompensas recibidas por aquellos que arriesgan su capital para financiar este sector».
A este respecto, ha solicitado una estructura regulatoria por parte de los gobiernos «que facilite el éxito» de las compañías». Concretamente, el ejecutivo demandó una «infraestructura rentable» y una carga tributaria «razonable».
«Los gobiernos deben entender que el valor real de la aviación es la conectividad global que ofrece y el crecimiento y desarrollo que estimula, no los ingresos fiscales que se pueden extraer de ella», aseguró.
Este año, las previsiones de gasto en este sector, que da trabajo a 58 millones de personas en el mundo, se sitúan en torno a los 746.000 millones de dólares (547.955,6 millones de euros), lo que equivale a un 1% del PIB mundial, consolidando al sector de la aviación «como un catalizador del crecimiento económico».
Asimismo, las aerolíneas prevén recibir 1.400 nuevos aviones, valorados en 150.000 millones de dólares (110.205 millones de euros), como parte de la «enorme inversión» de las aerolíneas en la modernización de sus flotas.
POR REGIONES.
En cuanto a la demanda de pasajeros, aumenta desde el 5,8% al 5,9% el incremento inicialmente previsto, por encima del 5,3% registrado en 2013 aunque el segmento ‘premium’ ralentizará el crecimiento. En carga, cifra en un 3,1% el crecimiento estimado frente al aumento del 2,1% anterior.
Por regiones, en Europa se prevé que las compañías aéreas ganen 2.800 millones de dólares (2.056,6 millones de euros), cerca del doble que en 2013, y 300 millones de dólares (220 millones de euros) menos que lo inicialmente previsto.
En Norteamérica, las compañías aéreas reportarán unas ganancias de 9.200 millones de dólares (6.757,8 millones de euros), 600 millones de dólares (440,7 millones de euros) más que lo proyectado anteriormente, reflejo de la fortaleza económica.
En Asia-Pacífico se calcula en 3.200 millones de dólares (2.350 millones de euros), mientras que en Oriente Medio se sitúa en 1.600 millones de dólares (1.175 millones de euros).
En Latinoamérica, la única región en la que se mantienen las estimaciones, se sitúa en 1.000 millones de dólares (734 millones de euros) el beneficio para 2014, frente a los 100 millones de dólares (73 millones de euros) de beneficio previsto para las aerolíneas africanas.