Airbus supera las diferencias con Qatar Airways por el retraso en la entrega del A380.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

El constructor aeronáutico europeo Airbus  parece haber resuelto sus diferencias con la compañía aérea Qatar Airways a propósito del retraso en la entrega del primero de los 10 aviones A380 encargados por la aerolínea.

Después de una controversia de más de tres meses que había bloqueado  la entrega de su primer A380, la aerolínea del Golfo había aceptado por fin recibir el avión, según la agencia Reuters.
La disputa tuvo su origen en el descubrimiento hace dos años por parte de la compañía de Qatar de unas pequeñas fisuras en las alas del A380. Airbus prometió entonces una solución inmediata antes de acabar 2012.  El director general de la aerolínea,  Akbar al Baker, anunció entonces su intención  de retrasar la entrega hasta que se conocieran más detalles sobre el problema descubierto, retrasando la recepción del primero de los 10 aviones pedidos hasta el segundo semestre de 2013.
Prevista inicialmente para finales del pasado mes de mayo, la entrega de estos aviones fue retrasada debido a detalles de terminación en cabina, señalados por la aerolínea qatarí después de una inspección, lo que llevó a la compañía a rechazar nuevamente la entrega.
Al Baker puso el grito en el cielo el pasado mes de julio durante la celebración en Londres de la última edición del Salón de Farnborough. Anunció la petición a Airbus de una indemnización por el retraso en la entrega de tres aviones A380. “Estoy muy decepcionado por el hecho de que Airbus no haya traído nuestros A380 a este salón tan importante”, señaló.
Al Baker dijo en rueda de prensa que, como consecuencia del retraso en la recepción de los A380 prevista para mayo, la aerolínea se había visto obligada a utilizar aviones más pequeños o a reducir frecuencias. «Las pérdidas ocasionadas han sido muy importantes para Qatar Airways», dijo, y añadió que la compañía tiene derecho a reclamar indemnización por daños y perjuicios. Preguntado si iba a hacer efectivo ese derecho a reclamar, contestó: “por supuesto”.
Airbus, tras encajar las críticas de la compañía catarí, anunció que el problema de los retrasos quedaría resuelto antes de finalizar el año.