Un avión con una pantalla gigante en el techo: así es la nueva propuesta de Airbus.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

La compañía Airbus Corporate Jets y el fabricante de coches italiano Pagani Automobili han presentado en la feria aeronáutica Ebace un nuevo diseño para el jet privado ACJ319neo, un modelo que destaca por tener una pantalla gigante que hace las veces de techo de la cabina.

Esta nueva configuración, denominada ‘cabina infinita’, busca aumentar la sensación de aire y espacio dentro el aparato mediante la proyección de imágenes que simulan, por ejemplo, el cielo, aunque aún está por especificar el tipo de contenido que se proyectará en esta pantalla de alta resolución. El equipo de diseño de Pagani fue el encargado de realizar la propuesta inicial que luego finalizó Airbus Corporate Jets para asegurar su compatibilidad con la ingeniería aeronáutica.

La firma italiana explica que la decoración es una reminiscencia de sus supercoches. La cabina cuenta con alfombras naturales de cuero suave, suelo de madera y muebles de fibra de carbono, «haciendo eco de la combinación de arte y ciencia originalmente proclamada por Leonardo da Vinci», explica la compañía. Además, la cabina presenta varias luces LED que permiten diferentes ambientes de iluminación según el estado de ánimo.

«El arte y la ciencia pueden caminar juntos mano a mano: esta es la filosofía Pagani. La combinación de materiales compuestos de vanguardia nunca antes utilizados en un avión, como CarboTitanium, con el típico lenguaje de diseño de Pagani Automobili, siempre ha representado nuestra firma», ha explicado Horacio Pagani, fundador y diseñador de Pagani Automobili SpA.

Por su parte, el director general de Airbus Corporate Jets, Benoit Defforge, ha asegurado que «al reunir lo mejor de los mundos de los aviones y supercoches permitimos un enlace elegante y sin fisuras para los clientes de ambos sectores, aportando un nuevo enfoque al diseño de la cabina y satisfaciendo estándares muy exigentes».

Fuente: El Economista