Aerolíneas

Las aerolíneas de bajo coste desatan una guerra por los pilotos para crecer.

Los fuertes planes de crecimiento lanzados por las aerolíneas de bajo coste en España han desatado una auténtica batalla por los pilotos. Fuentes sindicales y empresariales consultadas por este diario reconocen que hay escasez de profesionales con horas de vuelo en nuestro país y el resto de Europa, lo que está abocando a las compañías aéreas a robarse personal para asegurar su expansión. “Es un hecho que faltan pilotos con experiencia y que las aerolíneas se los están quitando unas a otras para cubrir sus planes de crecimiento. La compañía que tenga peores condiciones al final se verá en aprietos para operar”, explican fuentes del sector. No en vano, tras varios años de récord, las aerolíneas seguirán creciendo a doble dígito: el volumen de plazas aéreas en el mercado nacional se elevará un 10% este verano.

La batalla por los pilotos ya generó un problema en Ryanair, que se vio obligado a cancelar 20.000 vuelos a finales del año pasado ante la fuga de 400 pilotos a otras compañías, y que ahora amenaza con lastrar las operaciones de Vueling este verano, alerta el sindicato Sepla. No en vano, Juan Manuel Redondo, jefe de la sección sindical de la aerolínea catalana, denuncia que en los últimos 12 meses se han ido 110 pilotos a otras aerolíneas como Norwegian o easyJet, el 10% de la plantilla, y que la firma que tiene problemas para reponerlos y cubrir las nuevas plazas por “las malas condiciones laborales”, asegura el representante sindical.

“El mercado ha vuelto a crecer y ya se han absorbido a todos los pilotos que estaban en el paro o entre empleos. Las compañías han anunciado otra oleada de crecimiento, sobre todo en España, y necesitan pilotos con experiencia que puedan empezar a volar cuanto antes. Lo que vemos es que las otras compañías se están adelantando y que Vueling tiene problemas para cubrir las vacantes y retener talento porque tiene unas condiciones muy por debajo del mercado”, explicó Redondo en declaraciones a este diario.

Un extremo que Vueling niega tajantemente. En un comunicado interno al que ha tenido acceso este diario, la aerolínea asegura que tiene prevista la incorporación “de entre 150 y 200 pilotos en los próximos meses” y que la situación es “de total normalidad” por lo que descartan repetir la crisis de 2016. A su vez, ha llamado a los trabajadores a “ser responsables” porque este tipo de noticias “impacta a la credibilidad de la compañía y su futuro”. Los pilotos están en plena negociación de sus condiciones y prevén reunirse con la firma esta semana.

Aunque Vueling asegura que ya tiene cubierta la convocatoria de plazas que abrió en agosto y que todavía no ha cerrado, lo cierto es que empresas como Norwegian o easyJet están captado pilotos con experiencia de sus competidores directos de bajo coste y que empresas como Ryanair, que ha mejorado las condiciones salariales de sus pilotos y ya se ha sentado con Sepla a negociar, se ha ido a Sudáfrica y Brasil para buscar aviadores con experiencia con los que cubrir 600 vacantes. “Las aerolíneas tratan de recuperar a los pilotos que se fueron por la crisis pero no quieren volver a cualquier precio y, además, se siguen yendo a China”, explican.

Aunque Ryanair frenó su ritmo de crecimiento por el problema con los pilotos, prevé acelerar su expansión este invierno en nuestro país con 29 rutas más y un 9% más de plazas. Por su parte, Vueling prevé recuperar los crecimientos en doble dígito (12%) y sólo este año sumará seis aviones más a su flota en España. Cada Airbus A320 o Boeing 737 (corto y medio radio) tienen asociadas cinco tripulaciones que están formadas por 10 pilotos y 25 TCP.

Por: África Semprún – El Economista