Aeropuertos

Los controladores aéreos de Barcelona irán a la huelga este verano.

El verano puede arrancar con complicaciones en los aeropuertos del Mediterráneo. Los controladores aéreos del Centro de Control de Barcelona, que operan sobre el conjunto de estos aeródromos, aprobaron este viernes ir a la huelga si Enaire —la empresa que los gestiona— no aumenta el número de efectivos. Según el sindicato mayoritario USCA, la decisión fue aprobada por el 89% de la plantilla. A pesar de no haber concretado fechas, el colectivo optó por paros de 24 horas a partir del 20 de junio, cuando el tráfico se intensifica por el inicio de la temporada turística.

Fuentes cercanas a las negociaciones de los sindicatos con Enaire sostienen que el comité de empresa todavía no ha planteado una huelga como tal. De acuerdo con el acta que ha hecho llegar a la compañía, los trabajadores han pedido a la empresa que ponga en marcha una negociación que permita evitar los paros. Los sindicatos, no obstante, explican que en el segundo punto del acta consta la decisión de ir a la huelga si no se adoptan las medidas necesarias para evitar lo que consideran que será otro verano caótico, en especial en El Prat. Un portavoz de la empresa ha sostenido: “La disposición al diálogo por parte de Enaire con los representantes sindicales es absoluta como siempre”. Y ha añadido: “Estamos dispuestos a sentarnos a abordar todas las iniciativas que puedan contribuir a seguir poniendo en valor al colectivo de excelentes profesionales de control aéreo de Enaire”.

El colectivo ya emitió la semana pasada un comunicado en el que vaticinaban un verano de “colapso” en Barcelona por la falta de controladores y ante el constante crecimiento de tráfico que experimenta el aeropuerto. Este año ya acumula un 9,4% más de pasajeros que el año pasado y todo apunta a que cerrará el año superando el récord de 47,2 millones de viajeros de 2017, puesto que las aerolíneas han anunciado más asientos a la venta y nuevas rutas.

Enaire ha lanzado dos convocatorias para crear 200 nuevas plazas. Sin embargo, los controladores consideran que la compañía no llegará a tiempo para tener a punto esos nuevos profesionales. A causa del tiempo de formación que requieren, los nuevos efectivos no estarán en disposición de empezar a trabajar hasta el mes de agosto, por lo que la temporada arrancará con un controlador menos que el año pasado.

Según los controladores, Aena está ofertando slots por encima de su capacidad y del personal operativo, lo cual llevará a que los retrasos sean inevitables. Enaire confirma que los nuevos efectivos estarán disponibles en agosto, cuando el sistema aeroportuario catalán (El Prat, Reus y Girona) pasará de tener de 392 a 450 controladores. El grueso de estos trabajadores irá a la torre del Prat, que, según Enaire, contará con 37 efectivos más.

En caso de producirse la huelga, este será el tercer verano consecutivo con problemas en El Prat, después de que hace dos años viviera la crisis de Vueling y en 2017 sufriera colapsos por la falta de policías en los controles de pasaportes y las huelgas del personal de los controles de seguridad.

Por: Lluís Pellicer – El País