La Industria

Rolls-Royce ordena más revisiones en los motores del Boeing 787 y Airbus A380.

El fabricante de motores británico Rolls-Royce ha ordenado a las aerolíneas que lleven a cabo revisiones más frecuentes en los motores Trent 1000 del Boeing 787 y Trent 900 del A380.

Rolls-Royce hizo públicos sus resultados económicos de 2017 a principios de abril de 2018. En ellos reconocía un cargo de 227 millones de libras como consecuencia de los problemas técnicos de los motores Trent 900 (Airbus A380) y Trent 1000 (Boeing 787). En su comunicado de resultados señalaban desde Rolls-Royce sobre estos dos motores: “Estos problemas han requerido un apoyo urgente a corto plazo, que incluye la acciones tanto en motores instalados en el ala como en talleres, lo que ha resultado en un problema mayor para algunos de nuestros clientes. Esta ha sido una situación dinámica. Hemos continuado avanzando en nuestra comprensión de los problemas técnicos y operativos, y estamos logrando un progreso sólido con soluciones a más largo plazo, en gran medida mediante el rediseño de las partes afectadas. Se espera que estas estén plenamente incorporadas en la flota de Trent 1000 para el año 2022. En el Trent 900, una pala de turbina de mayor vida operativa ya se está implementando en la flota actual con nuevos rediseños en curso que estarán disponibles en 2020”.

Con todo, Rolls-Royce estima que en el año 2018 los costes de estos problemas dupliquen a los de 2017, aunque desde 2019 comenzarán a reducirse, año en el que estiman todavía un coste de unos 100 millones de libras.

Ahora ha decidido comunicar a los operadores de esos tipos de motores revisiones más frecuentes de las que se habían establecido anteriormente. En el caso del Boeing 787, esta orden afecta sólo a motores Trent 1000 Package C, cuyo compresor es el origen de los problemas. Los motores Trent 1000 Package B y Trent 1000 TEN no están afectados por esta decisión ya que montan un modelo de compresor diferente.

Inicialmente se ordenó llevar a cabo las revisiones cada 2.000 ciclos, y ahora se ha reducido a 300 ciclos. Mientras que EASA ya ha emitido su directiva de aeronavegabilidad al respecto, la FAA todavía no lo ha hecho, aunque en su caso se espera que además se pongan restricciones al los vuelos ETOPS con estos motores.

A este respecto, Boeing ha señalado que aproximadamente un 25 por ciento de los Boeing 787 en servicio montan el motor afectado.

Por: Luis Calvo – Fly News