Aerolíneas

Los tripulantes de cabina de Ryanair planean paralizar Europa en verano.

Los tripulantes de cabina de Ryanair se preparan para dar la batalla a la compañía de bajo coste en toda Europa. Los representantes sindicales de España, Italia, Portugal, Bélgica, Alemania y Holanda se van a reunir el próximo 28 de mayo en un hotel cercano a Barajas para acelerar los preparativos de una huelga europea con la que esperan paralizar la aerolínea irlandesa en verano. Al encuentro también asistirá la ETF. Tras la movilización hay un objetivo claro: conseguir que Ryanair aplique a sus trabajadores la legislación laboral del país en el que están basados y que reconozca a todos los sindicatos como interlocutores, tal y como se comprometió en diciembre de 2017, cuando los pilotos amenazaron con una huelga global. De momento, Ryanair solo tiene reconocidos al sindicato de pilotos de Inglaterra (Blaba) y al italiano, Anpac.

La idea es que los sindicatos de cada país convoquen los paros a nivel local en las mismas fechas para así cumplir con cada legislación. Las fechas se harán públicas a principios de julio y los paros se celebrarán, previsiblemente, entre julio y agosto. Los sindicatos han decidido realizar una huelga simultánea en todos los países para evitar que Ryanair envíe personal de otras bases a cubrir los puestos de trabajo de los TCP en huelga, como hizo con los paros de Portugal, denuncian los trabajadores.

Los representantes de los tripulantes buscan dar así algo más de un mes de plazo al consejero delegado de Ryanair, Michael O’Leary, para que ceda y cumpla la legislación laboral de cada país, algo que ya hacen easyJet o Norwegian puesto que Europa lo obliga. De momento, las negociaciones están encalladas y ni siquiera han logrado ser reconocidos como sindicato.

Según aseguran fuentes de Sitcpla, la legislación laboral irlandesa es más perjudicial ya que, por ejemplo, las bajas por paternidad no están remuneradas y las de maternidad son más cortas, el derecho a huelga está muy limitado al estar sujeto a ciertas condiciones y poder ser anulado por un juez. A su vez, denuncian que no tienen derecho a cobrar las bajas por salud y las cotizaciones sociales son más bajas. “Solo queremos que respeten los estatutos de los trabajadores de cada país”, aseguran desde el sindicato, que ya ha demandado a Ryanair por fraude en los contratos.

En este punto, fuentes sindicales explican que Ryanair no tiene bases en Dinamarca, Noruega y Francia porque los gobiernos le obligaron a acogerse a la legislación laboral del país para operar. Por su parte, Ryanair explica que cerró la base temporal de Marsella después de que el Gobierno francés publicara una ley referente al doble pago de la seguridad social. Es decir, que la pagara en Francia además de en Irlanda. En cuanto a Noruega, Ryanair alega que se fueron porque se introdujo una tasa “dañina” y en Dinamarca cerraron por un conflicto con los sindicatos.

En cuanto al reconocimientos sindicales, Sitcpla asegura que no logran cerrar un acuerdo porque Ryanair se niega a dar horas para la actividad sindical a los representantes, tal y como recoge la ley, y no acepta el número mínimo de delegados, que sería 30. Ofrece 8.

La situación se repite con los pilotos. Sepla explica que la firma quiere obligar a que los representantes dediquen su tiempo libre a las labores del sindicato. En este punto, la organización accedió a renunciar a los días a cambio de que reconociera “expresamente” que los pilotos que operan en España les es de aplicación la legislación laboral española. La aerolínea se negó y Sepla decidió acudir a los tribunales para reclamarlo por la vía legal. Ellos descartan movilizaciones.

Ryanair ha tratado de poner fin a la conflictividad laboral con una mejora de las condiciones de pilotos y TCP. Los primeros tienen un alza salarial del 20 por ciento y los segundos ha conseguido tener derecho a un bonus máximo de 1.800 euros brutos anuales y a un salario base, (ver gráfico). La firma ahora paga el primer año de uniforme.

Por: África Semprún – El Economista